Ministerio de Vivienda
La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, promete su cargo ante el Rey en abril de 2008. Angel Díaz/ EFE

Bajo el rimbombante nombre de Plan de Racionalización de la Administración General del Estado, el Gobierno ha gestado, sin querer, una soterrada batalla entres los distintos ministerios. Este plan, que reducirá los altos cargos y eliminará varios entes públicos, y cuyo objetivo es dar imagen de austeridad, se ha convertido en una dura pugna para ver qué cartera sale mejor parada de la criba.

Se suprimirá una Secretaría de Estado por cartera, dos o tres direcciones generales y al menos un organismo autónomo

Y es que el plan es drástico, ya que prevé reducir un 20% el número de altos cargos, según han explicado a 20 minutos fuentes del Gobierno. No se tocará la actual estructura del Ejecutivo, es decir, que seguirán las tres vicepresidencias y los 14 ministerios, pero la poda incluirá a los cargos más importantes del escalafón, como secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales, consejeros técnicos... Los nombres saldrán de una lista de 345 personas.

El recorte no será el mismo en todos los ministerios, pero se baraja la siguiente fórmula: supresión de una Secretaría de Estado o Secretaría General por cartera, de dos o tres direcciones generales y de al menos un organismo autónomo o empresa pública.

"Descoordinación" en el plan

Fuentes de cuatro ministerios diferentes han señalado a este diario que el plan se ha llevado a cabo con cierta "descoordinación" y que no todos los ministerios están dispuestos a hacer el mismo esfuerzo. Por ejemplo, Igualdad o Vivienda, cuentan con menos de 10 altos cargos, mientras que Economía y Hacienda tiene más de 50.

Actualmente hay 409 altos cargos con un coste salarial de 82 millones anuales

Actualmente hay 409 altos cargos, según ha reconocido el propio Gobierno en una respuesta parlamentaria, sin contar a Zapatero y a sus 17 ministros. Su coste salarial es de 82 millones anuales. Si al final se aplica esa reducción del 20%, se eliminarían unos 80 cargos.

El PP siempre ha defendido que la cifra es muy superior, concretamente de 547, ya que el Ejecutivo dejó fuera del recuento al personal eventual, como puede ser un jefe de prensa o un jefe de protocolo, además de a los altos cargos de los organismos autónomos, como el INE o el CIS.

El 77%, funcionarios

El plan se llevará a cabo en dos fases. El 30 de abril se aprobará la reducción de altos cargos, y en mayo, la supresión de entes públicos y organismos autónomos. Actualmente hay 49 empresas públicas que dependen de los ministerios y otros 46 organismos autónomos, una lista que forzosamente se va a ver reducida con fusiones y eliminaciones.

Como ejemplo, las mismas fuentes han confirmado que desaparecerá la Agencia Estatal del Evaluación, que ahora depende de Presidencia, y una de las más caras del organigrama. Desde el PSOE añaden que el Gobierno no tiene mucho más margen de acción, ya que el 77% de los altos cargos y asesores de la Administración General del Estado son funcionarios públicos. Es decir, que en muchos casos se podrán eliminar puestos y responsabilidades, pero no se podrá ahorrar masa salarial.

Las delegaciones del Gobierno en las comunidades  también tendrán que apretarse el cinturón. Habrá una reducción del gasto en todas, un ahorro de 37,9 millones entre los años 2011 y 2013.

Clamor en el Congreso

El Congreso ya ha aprobado esta legislatura hasta cuatro iniciativas que exigían al Ejecutivo una reducción de su estructura. Una de ellas, una proposición de ley aprobada el 27 de octubre, proponía eliminar tres ministerios y una de las tres vicepresidencias.

La última, aprobada en febrero, instaba al Ejecutivo a reducir al menos un 25% su número de altos cargos.