La ley, impulsada por NaBai, persigue la regulación y fomento de esta venta directa con el fin de permitir a las pequeñas y medianas factorías desarrollar una actividad complementaria, de manera que diversifiquen sus fuentes de ingresos y se dote de viabilidad al sector de forma similar a como ya se hace en otras comunidades europeas.

El parlamentario de Nafarroa Bai Txentxo Jiménez defendió que "el sector necesitaba una ley de este tipo, que había generado además verdaderas expectativas entre los beneficiarios", y valoró la actitud del resto de grupos para poder sacar adelante la ley por unanimidad.

Entre otros objetivos que persigue esta iniciativa se citan, además de la obtención de "rentas dignas" y "precios justos", el desarrollo de una gama de productos diferenciados capaz de potenciar circuitos cortos y directos de comercialización que contribuyan a asegurar la continuidad de las explotaciones del sector primario.

Los productores podrán elegir entre tres tipos de comercialización. Por un lado, la venta directa, cuando la transacción se realiza en las propias instalaciones agropecuarias, en mercados y ferias cercanos dentro de Navarra o en comunidades autónomas limítrofes.

Por otro lado, la venda directa de una parte de la producción al consumidor final y a otra parte a través de un intermediario, para lo que necesitará de autorización sanitaria. Y finalmente, la venta directa de toda la producción con un permiso sanitario de venta en la Comunidad Europea.

Consulta aquí más noticias de Navarra.