"Récord", "sí masivo" y "respuesta favorable" son algunos de los términos con los que el periódico francés Le Monde describe la respuesta al referéndum sobre la Constitución Europea celebrado ayer en España. El diaro incluso justifica la abstención porque "ya se sabía con antelación cuáles serían los resultados".

Por su parte, la BBC, que admite una "victoria clara" del sí, menciona la trifulca entre el Gobierno y el principal partido de la oposición (para los primeros, un éxito; para el PP, un fracaso debido a la abstención) y destaca que “la mayor parte de los españoles admiten que saben poco o muy poco sobre la Constitución”.

El periódico británico Guardian contempla a este referéndum como la primera prueba de fuego a la Constitución Europea, que se ha salvado “con el apoyo masivo de los españoles al texto”, aunque también hace una mención especial, ya desde su subtítulo, a la escasa participación.

The New York Times también recoge la noticia, aunque en sus páginas internas, y además de recordar que varios expertos señalan que la importancia de este referéndum puede tener una relevancia menor ya que es consultivo, hace un curioso análisis de los argumentos que han protagonizado la campaña electoral que, en España, explica, “se han centrado en los beneficios económicos que la Unión Europea ha supuesto y supone para los españoles”.  Argumentos, reflexiona, que no son exportables a los países ricos de la Unión como Alemania o Francia. "En el Reino Unido, donde los ingleses ven la Constitución como una amenaza para su soberanía, la argumentación se centra en que preserva la identidad de los estados miembros". Y tilda a la Constitución Europea de ser muy libre y abierta a “múltiples argumentaciones”.

En Italia, dos de sus periódicos se muestran divididos: mientras Panorama alude desde los titulares a la amplia abstención, La Nazione contempla los resultados como "un éxito".