Si Zarqawi fuera encontrado muerto, Estados Unidos vería un avance en sus esfuerzos por sofocar a la insurgencia en Irak, en momentos en que se lleva a cabo un debate sobre los orígenes y el progreso de esta guerra.

Ocho insurgentes, incluida una mujer, resultaron muertos el sábado en enfrentamientos con soldados iraquíes y estadounidenses en Mosul, al norte de Irak.

Cuatro insurgentes fueron detenidos.

'Los esfuerzos van en camino para determinar su Zarqawi estaba entre esos muertos', dijo el oficial estadounidense que habló bajo condición de anonimato.

No aportó ninguna información adicional.

El portavoz de la Casa Blanca, Trent Duffy, que acompaña al presidente George W. Bush en su gira por Asia, dijo que la información era 'bastante inverosímil y no creíble'.

Zarqawi, nacido en Jordania, es el hombre más buscado por Estados Unidos en Irak, incluso ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por su cabeza.

Lo acusan por una serie de ataques suicidas con bombas.

Hace pocos días se le responsabilizó por los tres ataques a hoteles en Amán, en los que fallecieron más de 50 personas.

Estados Unidos ha divulgado la captura o la matanza de varios aliados de Zarqawi en los últimos meses, pero el jefe de la guerrilla ha huido hasta ahora de sus perseguidores.

/Por Caroline Drees/. *.