Estas bases regulan la seguridad, diseño de vehículos, fuentes de energía, inspecciones técnicas, tipo de baterías, depósitos de combustible, conducta de los participantes, sanciones y las normas que deben cumplir los vehículos que formen parte de la Solar Race, según informaron fuentes del Gobierno regional en una nota de prensa.

Uno de los objetivos de la carrera es demostrar que existen alternativas a los combustibles fósiles aplicados al transporte. La edición de este año será la última en la que todavía participarán vehículos alimentados con gasolina y gasóleo, pero estos participantes se han comprometido a utilizar en el futuro una energía alternativa en sus vehículos.

El consejero de Universidades, Empresa e Investigación indicó que Solar Race Región de Murcia "es la primera carrera de exhibición de coches alimentados con energías alternativas y renovables de España, y es el punto de partida de un proyecto que busca convertir este evento en el principal foro de intercambio de ideas y transferencia de conocimiento entre las universidades y las empresas para el diseño de los coches del futuro".

Respecto a las fuentes de energía, se admiten coches que funcionen con biocombustibles, hidrógeno o energía solar fotovoltaica. En el caso de coches de ciudad, también podrán ser híbridos. Los combustibles serán aportados por la organización.

Una vez aprobada la normativa, se colgará en la web oficial de la competición ('www.murciasolarrace.com'), en la que los equipos tendrán que inscribirse cuando se abra el plazo.

La carrera consiste en dos tandas de una hora a una velocidad media mínima de 30 kilómetros por hora. La clasificación final se obtendrá como suma de dos apartados: distancia recorrida por vatio hora de energía renovable consumida y velocidad media del trayecto.

Consulta aquí más noticias de Murcia.