Un millar de personas asistió al acto en Madrid en memoria de Franco
Un millar de personas asistió al acto en Madrid en memoria de Franco Efe

Los concentrados, que portaban banderas de España pre-constitucionales, bufandas y brazaletes con los colores de la bandera española, boinas rojas tradicionalistas y uniformes falangistas, profirieron gritos insultantes hacia el presidente de Gobierno, vivas a Franco y corearon, en varias ocasiones, el grito de "Carrillo, asesino".

Desde las doce del mediodía y hasta las dos y media de la tarde, los concentrados presenciaron las intervenciones del fundador de Fuerza Nueva, Blas Piñar; el presidente de la Confederación Nacional de Combatientes, Luis Benítez de Lugo; el consejero nacional de La Falange, Miguel Mariat; el nieto de Blas Piñar, Miguel Menéndez Piñar; el presidente del Partido Nacional alemán (NPD), Udo Voight y el presidente del partido italiano Fianne Tricolore, Máximo Zanoni.

Blas Piñar y Luis Benito de Lugo, en la concentración
Blas Piñar abogó por un espíritu nacional capaz de recobrar la unidad territorial, política y religiosa de España

En su discurso, Blas Piñar abogó por un "espíritu nacional capaz de recobrar la unidad territorial, política y religiosa de España".

Además, Piñar ensalzó la figura de Franco y lamentó que "hoy el Estado se dedique a destruir la nación a través del Estado de las Autonomías y la Constitución de 1978".

Franco liberó a España del comunismo, del analfabetismo y resolvió el problema de la vivienda

En opinión de Piñar, "Franco liberó a España del comunismo, sacó al país del analfabetismo, resolvió el problema de la vivienda y produjo un desarrollo industrial envidiable" y hoy se le presenta "como un militar mediocre, ambicioso, sanguinario, que disfrutaba con las penas de muerte y se arrancan de cuajo sus monumentos, de noche y con odio".

Miguel Mariat arremetió contra los inmigrantes, a quienes consideró "una bomba de relojería que pone en peligro la cohesión de España"

Por su parte, el consejero nacional de La Falange, Miguel Mariat, arremetió contra los medios de comunicación, contra los emigrantes a quienes consideró "una bomba de relojería que ponen en peligro la cohesión de España, y en especial los musulmanes" a quienes calificó, a modo general, de terroristas.

El nieto de Blas Piñar arremetió contra las bodas gays, que calificó de "aberración viciosa de los invertidos"

En el mismo sentido se expresó el nieto de Blas Piñar, Miguel Menéndez Piñar, que acusó a los inmigrantes musulmanes de querer "apoderarse de España". Además, arremetió contra la ley del aborto, la ley que aprueba el matrimonio homosexual, que calificó de "aberración viciosa de los invertidos", y el Estatuto catalán "que proclama en esta comunidad el Estado comunista".

Tras la concentración, unas cuarenta personas, entre ellas la directiva de la Confederación de Combatientes, se dirigieron a la Plaza de San Juan de la Cruz para depositar una corona de flores en el pedestal donde se encontraba la estatua ecuestre de Franco y que fue retirada de allí el 17 de marzo.

Los asistentes a este acto fueron dispersados por la Policía Nacional, sin que se registrasen incidentes.

NOTICIAS RELACIONADAS: