El cargo vaticano que comparó los ataques a la Iglesia con el antisemitismo pide perdón

Raniero Cantalamessa en la capilla Madre Redentora del Vaticano, el viernes 2 de abril de 2010
Raniero Cantalamessa en la capilla Madre Redentora del Vaticano, el viernes 2 de abril de 2010
EFE

El predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, pidió este domingo perdón por las palabras que pronunció en la homilía del Viernes Santo y en las que comparó los ataques que está sufriendo el Papa a causa de los escándalos de pedofilia con el antisemitismo.

"Si contrariamente a mi intención he herido la sensibilidad de los hebreos y de las víctimas de la pedofilia, lo lamento sinceramente y pido perdón, reafirmando mi solidaridad con unos y con otros", declaró Cantalamessa en una entrevista al diario italiano Corriere della Sera.

Asimismo, el predicador aseguró que el Papa "no sólo no inspiró" sus palabras sino que "como todos los demás, las escuchó por primera vez durante la liturgia", en la Basílica de San Pedro, explicó.

"Mi intención era amistosa"

En realidad, Cantalamessa no planteó su comparación de modo directo sino que lo hizo a través de la carta que le había mandado un amigo judío. Ésta, explicó en declaraciones al Corriere della Sera "parecía un testimonio de solidaridad" con el Papa. "Mi intención era amistosa, todo lo contrario que hostil", puntualizó.

"No creo que se pueda comparar el antisemitismo a los ataques contra la Iglesia de estos días y creo que tampoco lo quería hacer mi amigo judío. Él no se refiere al antisemitismo de la Shoah sino al antisemitismo como hecho de cultura más que como efectiva persecución", agregó.

En la carta citada por Cantalamessa durante la liturgia del Viernes Santo, su amigo judío decía: "Estoy siguiendo con disgusto el ataque violento y concéntrico contra la Iglesia, el Papa y todos los fieles de parte del mundo entero. La utilización del estereotipo, el pasaje de la responsabilidad y la culpa personal a la colectiva me recuerdan a los aspectos más vergonzosos del antisemitismo".

Condena de la "cultura de la muerte"

El Papa pidió durante su Mensaje Pascual de este domingo que la comunidad internacional ayude a la reconstrucción de Haití tras el terremoto padecido, exhortó a los chilenos a afrontar con tenacidad los trabajos en el mismo sentido por el seísmo sufrido por ellos y condenó el narcotráfico en América Latina.

Benedicto XVI exigió, asimismo, el cese definitivo de la guerra en Oriente Medio y en Irak, así como en África e hizo votos para que los países afectados por el terrorismo y las discriminaciones sociales o religiosas puedan emprender caminos de diálogo y de convivencia serena.

"Que la Pascua de Cristo represente para aquellos países latinoamericanos y del Caribe que sufren un peligroso recrudecimiento de los crímenes relacionados con el narcotráfico, la victoria de la convivencia pacífica y del respeto del bien común", dijo el Papa. En su mensaje pascual el Obispo de Roma también condenó la "cultura de la muerte".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento