La directora general de Menores y Familia, Francesca Vanrell, y la directora general de Justicia, Marta Díaz, informaron de este nuevo protocolo durante las I Jornadas sobre Menores de las Oficinas de Ayuda a las Víctimas del Delito que acoge hoy la sede palmesana del Colegio de Abogados de Baleares.

El protocolo nace de un convenio de colaboración entre las Oficinas de Ayuda a las Víctimas del Delito (OAVD) y la Oficina de Defensa de los Derechos del Menor (ODDM), que fue aprobado el 18 de noviembre de 2009.

Los principales objetivos de este protocolo son la coordinación y unificación en las actuaciones de las diferentes instituciones que tienen competencias o intervienen en los casos de maltrato infantil, evitar la revictimización de los niños que se ven obligados a tener que revivir su maltrato en diferentes confesiones a distintos especialistas, así como la creación del registro único.

La Dirección General de Menores y Familia recibirá, a través de este registro único, todas las notificaciones de casos de maltrato infantil que se produzcan en las islas para activar los mecanismo de actuación. Éstas serán trasladadas a Madrid, cada tres meses, para que puedan contabilizarse y analizar el trabajo que se realiza y así extraer conclusiones que ayuden a crear nuevas estrategias de actuación y ajustar los recursos de los que se dispone a la realidad.

Asimismo, Vanrell señaló que se va a crear una unidad de valoración en cada uno de los Consells Insulars y otra unidad de tratamiento específica para víctimas de abusos que se hayan producido fuera del ámbito familiar.

El protocolo distingue los casos de maltrato infantil y los de agresión sexual a menores. Así, marca las actuaciones que deben seguirse en cada una de las fases divididas en las de detección y notificación, evaluación, tratamiento, seguimiento y alta y recomendaciones y propuestas.ANTECEDENTES

Vanrell explicó que este protocolo tiene varios antecedentes, como las directrices que ha elaborado el Observatorio estatal de la Infancia, que estimuló a las Comunidades Autónomas para que crearan este nuevo plan de actuación. Asimismo, existe la Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia de 2006 y los trabajos realizados por la Asociación La Rana sobre abusos sexuales.

Además, en Baleares se editó en 1999 una guía de actuación ante casos de maltrato infantil y en 2007 tuvo lugar una comisión interinsular de Protección de Menores donde se inició la elaboración del protocolo marco.