Emprendedor
En 2009 se cerraron 400.000 iniciativas empresariales.

La actividad empresarial española experimentó una caída del 27,1% entre julio de 2009 y el mismo mes de 2008, ya que la crisis provocó un retroceso de la participación de mujeres en proyectos empresariales, de las compañías que diversifican desde la matriz, de grupos innovadores y de la exportación, según el informe GEM 2009 del IE Business School. Se cerraron más de 400.000 iniciativas empresariales

El estudio, que retrata cada año la situación de los empresarios españoles y de más de 50 países, explica que el abandono de negocios en España aumentó un 53,8% durante el periodo analizado, lo que significó el cierre de más de 400.000 iniciativas empresariales, y revela que el 56% de los empresarios atribuyen la decisión de interrumpir su actividad a la crisis económica.

Además, el informe GEM 2009 cifra en 1,5 millones los grupos españoles que se encuentran en fase de consolidación, un dato que supone una bajada del 29,7% respecto al registrado en el año anterior.

No obstante, el estudio ofrede datos para el optimismo, como el aumento de la detección de oportunidades de inversión, el crecimiento del inversor informal en la financiación de proyectos y el desarrollo de modelos de negocios innovadores.

Según el informe, el perfil del emprendedor español rejuveneció en el periodo estudiado, y su edad media se situó en 36 años, aunque, por otro lado, la participación femenina se vio perjudicada por la crisis y se amplió la diferencia entre el índice de actividad empresarial masculino y femenino.

Los autores del GEM achacan la caída de las empresas que diversifican desde la matriz, la disminución de los grupos completamente innovadores y el recorte de la exportación a la crisis, aunque destacan la mejora de la competitividad y la existencia de un colectivo que invierte en tecnología para crecer.

Iniciativas menos ambiciosas

En el terreno financiero, el estudio manifiesta que el capital medio necesario para poner en marcha un negocio en España durante 2009 alcanzó los 30.000 euros, muy por debajo de los 50.000 euros registrados en 2008, algo que ejemplifica la menor ambición de las iniciativas.

El capital medio aportado por el emprendedor español, por su parte, se colocó en los 15.000 euros, mientras que la inversión informal creció, según interpreta el informe, como respuesta a la dificultad de acceso al crédito bancario. El perfil del emprendedor se ha rejuvenecido, está en 36 años

En cuanto a la actividad emprendedora social, España presenta una de las tasas más reducidas del entorno GEM, a pesar de que el aprovechamiento de resultados obtenidos en proyectos de I+D como idea de negocio avanzó hasta el 10% entre las iniciativas nuevas y consolidadas.

Finalmente, el informe revela que la tasa de iniciativas emprendedoras puestas en marcha por extranjeros también experimentó un recorte en 2009, del 4,76%, y que Argentina continua como líder de los estados que proporcionan emprendedores foráneos a España.