Con estas actuaciones, que se llevarán a cabo en barcos, puertos, lonjas, carreteras, así como en mercados mayoristas y minoristas, se intensificará el control para evitar la comercialización ilegal y conseguir el objetivo estratégico de 'cero inmaduros' en los puntos de venta de pescado.

La dirección general de Pesca de la Consejería de Agricultura consideró que es prioritario intensificar estos controles puesto que la captura, transporte y comercialización de inmaduros, además de ser "una actividad ilegal, atenta contra la salud pública", ya que "ese pescado no pasa por ningún tipo de control sanitario".

Dada la proximidad de las vacaciones de Semana Santa, fecha en la que Andalucía acoge a miles de turistas, según apuntó, es "clave" recordar que esta comercialización ilegal repercute "negativamente en el sector hostelero andaluz, que goza de una excelencia demostrada".

No obstante, el refuerzo en las inspecciones se mantendrá el resto del año, en estrecha colaboración con otros departamentos de la Junta de Andalucía y con los servicios de Inspección Pesquera del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

La Consejería de Agricultura y Pesca recomendó a la sociedad que rechace el consumo de inmaduros y apueste por un hábito responsable, que contribuye a la protección de los caladeros y, por tanto, garantiza la continuidad de una actividad económica como la pesquera, que cuenta con un gran arraigo e importancia en el litoral andaluz.

Cabe recordar que la Junta desarrolla numerosas campañas de concienciación social en medios de comunicación y en colegios para sensibilizar a los ciudadanos en general y escolares en particular de la necesidad de garantizar la biodiversidad. Para ello se informa de las tallas mínimas exigibles del pescado para su consumo y la importancia que tiene respetarlas para preservar los recursos pesqueros existentes.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.