Los servicios que se derivan se seguirán prestando de igual forma, aunque en diferentes centros y clínicas de la ciudad.

La unidad de columna se trasladará a la MAZ, donde dispondrá de 20 camas. Las operaciones de rodilla se desplazan al Hospital Militar, con 24 camas. Las de hombro y tumores irán al Royo Villanova y la cirugía plástica prestará atención en el Hospital Clínico. El traslado de estas unidades conllevará el cierre del bloque quirúrgico de traumatología, lo que permitirá avanzar aún más en las obras de reforma del hospital.

Los trabajos terminarán en 2007. Para entonces se dispondrá, entre otras mejoras, de un edificio de consultas externas con más de 20.000 metros cuadrados, salas de curas y cirugía menor.