Según un estudio de la Asociación Española de Médicos Escritores, el autor de El Quijote era tartamudo, contrajo el paludismo y murió de diabetes.