El jefe de la policía nacional, el general Sutanto, dijo que el análisis de las huellas dactilares demostraba que Azahari Husin era uno de los dos radicales que murieron el miércoles en la ciudad de Batu, en la provincia Java Este. Azahari murió por disparos o por la explosión provocada por otro radical.

Azahari era un maestro en la fabricación de bombas al que se acusa de una serie de atentados en los últimos años.

Expertos en seguridad se alegraron de la noticia pero algunos se mostraron cautos diciendo que esto no eliminaba la amenaza de violencia radical en la región.

'La identificación del sospechoso en el lugar del crimen según los datos de las huellas dactilares era idéntica a Azahari', dijo Sutanto a periodistas en Batu.