Una veintena de técnicos del Ayuntamiento de Montefrío (Granada) y de la Diputación provincial trabajan contrarreloj para que la tierra no "se trague" una nueva vivienda, tras el corrimiento de tierra sufrido el pasado 18 de febrero que provocó el derrumbe de una casa. Las intensas lluvias caídas durante la pasada noche en el municipio han provocado nuevos corrimientos, y la extensión de la "lengua" de tierra supera ya los 200 metros, con lo que otra nueva vivienda podría quedar sepultada, convirtiéndose en la tercera en una semana.

La alcaldesa de Montefrío, Remedios Gámez Muñoz, calificó la situación a través de un comunicado de "dramática", ya que "llueve sobre mojado". Según incidió, los técnicos están realizando "un esfuerzo sobrehumano", trabajando 24 horas para intentar apartar la tierra y evitar nuevos deslizamientos.

Sin embargo, los más de 20 litros por metro cuadrado caídos en las últimas horas hacen temer que la tierra sepulte una nueva vivienda, situada a pocos metros de la que ya se "tragó antes". Ayer lunes se derrumbó una nueva vivienda en Montefrío, ubicada en la calle Capellanía de San Antonio, con lo que ya serían tres las casas caídas en menos de una semana.

Técnicos desplazados desde jerez

La alcaldesa montefrieña destacó además que desde ayer trabajan en la zona un grupo de técnicos que acaban de llegar de Jerez de la Frontera, otro de los municipios más afectados por el temporal de los últimos días.

Por otra parte, la asociación juvenil 18270 de Montefrío ha organizado un mercadillo solidario, que tendrá lugar los próximos días 27 y 28 de febrero, en el que venderán productos de la zona, como aceite, queso y jamón, para obtener fondos para una de las familias a las que se les ha caído la casa, que cuenta con pocos recursos económicos. Esta iniciativa se suma a la puesta en marcha por la asociación Forum Montefrío, que ha habilitado varias cuentas corrientes para que la gente colabore.

Consulta aquí más noticias de Granada.