En concreto, estaban cortadas al tráfico el tramo antiguo de la N-323, en dos zonas: a la altura de Montillana (Granada), entre los kilómetros 84 y 88, y en Jaén capital. Además, la lluvia provocó complicaciones importantes en la N-331, entre Málaga y Antequera desde las nueve de la mañana.

También la DGT advertía de la necesidad de circular con precaución en la A-4, en la zona de Valdepeñas, así como en Huelva debido a las balsas de agua y en la N-442, en Palos de la Frontera.

Por su parte, se requería extremar la precaución en la M-40, en Madrid, debido a un accidente a la altura del kilómetro 53. Asimismo, los túneles del Pardo estaban cortados en dos carriles y se mantenían importantes retenciones en el cruce con la A-1. Mientras que en la A-2, dirección Meco, una avería provocaba hasta 10 kilómetros de retenciones.

Tres puertos cerrados

Un total de tres puertos permanecían cerrados al tráfico durante la mañana. Se trata del puerto de Lunada, en Burgos y de Estacas de Trueba y Lunada, en la provincia de Burgos. Por su parte, el uso de cadenas resulta imprescindible en los puertos de Somiedo y Ventada, en Asturias.

Consulta aquí más noticias de Toledo.