El coche eléctrico rueda en la región, pero por el momento sólo hay 105

  • Todavía son una rareza (el 0,002% del total), pero en 2014 se espera que haya un total de 350.000.
  • La capital tendrá 500 puntos de recarga en un año.
  • Estos coches no pagan parquímetros.
Alejandro Bonet muestra el enchufe de su coche eléctrico, en su casa de Valdemorillo.
Alejandro Bonet muestra el enchufe de su coche eléctrico, en su casa de Valdemorillo.
JORGE PARÍS

Hasta hace un año, el coche eléctrico parecía cosa del futuro. Pero sin darnos cuenta ya se ha convertido en una realidad. Por la región circulan 105 vehículos puramente eléctricos (300 en toda España), según el censo de conductores que han recibido las ayudas del Ministerio de Industria por la compra de estos coches, a través del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE).

Todavía son pocos (sólo un 0,002% del parque regional de vehículos), pero en menos de cinco años la venta de estos coches se disparará. En 2014 se espera que circulen por España un millón de coches eléctricos, según previsiones del ministro de Industria, Miguel Sebastián. De ellos, unos 350.000 estarían matriculados en Madrid, aproximadamente un 7% del parque total.

Para que eso ocurra deben darse tres condiciones: "Que la industria automovilística vea rentable su fabricación en serie, que los precios bajen y que las eléctricas y las administraciones faciliten la recarga", explica Luciano Andrés, ingeniero industrial experto en estos coches.

Los dos primeros requisitos todavía están en fase incipiente. "Los coches sólo se fabrican por encargo y se importan del extranjero", según fuentes de la patronal de fabricantes de automóviles, Anfac. Además, pueden ser hasta tres veces más caros que los vehículos tradicionales.

Sin embargo, las administraciones sí están poniendo de su parte. Industria ha puesto en marcha el Plan Movele, que contempla ayudas de hasta 7.000 euros por la compra de un coche sin emisiones (el 20% del coste). El Ayuntamiento de Madrid (con Barcelona y Sevilla) se ha unido al plan. Gallardón prevé instalar 500 puntos de recarga antes de fin de año en la capital, sobre todo en aparcamientos subterráneos. Además, los coches ecológicos están exentos de los parquímetros y sólo pagan el 25% del impuesto de vehículos (el numerito).

Toda la flota municipal, a luz o a gas

Los coches oficiales, los autobuses de la EMT, las patrullas policiales o los camiones de la limpieza. Todos los vehículos de la flota municipal serán ecológicos en los próximos años, es decir, funcionarán con energía eléctrica o gas natural, desterrando combustibles como la gasolina. Gallardón se ha comprometido a que "en 2011 todos los vehículos municipales puedan ser calificados como flota verde".

De momento tiene mucho trabajo por hacer: el Consistorio dispone de 46 coches eléctricos, que dan servicio en la EMT y en la limpieza urbana. Además, todos los buses que compren a partir de ahora funcionarán con gas natural.

"Al enchufarlo me miran raro"

Igual que cualquier persona carga el móvil por la noche, Alejandro Bonet (45 años, informático) enchufa su coche a la corriente de su casa de Valdemorillo. Él es uno de los 20 particulares que conducen un vehículo eléctrico en la región (los restantes son de empresas o municipios). Lo compró hace ocho meses por 12.000 euros y no se separa de él: "Iba a ser mi segundo coche, pero lo utilizo más que el de gasolina".

Puede parecer incómodo tener uno de estos coches. "¿Dónde voy a repostar?", se preguntaba Alejandro al principio. Pero la realidad es mucho más sencilla de lo que esperaba: la batería se carga enchufando una alargadera entre el 'depósito' y cualquier toma de corriente. Él lo carga durante seis horas y consume menos que una lavadora.

La factura de la luz le sube "sólo 15 euros al mes" y ahorra en combustible. "Gasto 100 euros menos en gasolina que antes. La letra del coche me cuesta 130 euros, así que pronto lo amortizaré", explica mientras lo conduce por su urbanización junto a 20 minutos.

La única pega es que sólo tiene 80 km de autonomía. "Bajé una vez a Madrid y tuve que llamar a un amigo de allí para cargarlo en su garaje", recuerda. "He tenido que suplicar ayuda a desconocidos para que me dejen su luz... y me miran como si fuese E.T., el extraterrestre, cuando lo enchufo", cuenta entre risas.

Excepto esos contratiempos, "todo son ventajas": no requiere casi mantenimiento (no hay aceite que cambiar, ni ninguna correa que se rompa), es silencioso y gasta poco. "Ahora es una marcianada, pero tiene futuro".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento