Quince personas han sido detenidas por la Guardia Civil en una operación contra la explotación sexual en seis clubes de alterne de Cádiz y Málaga, todos ellos regentados por un matrimonio y sus dos hijos, uno de ellos el torero jerezano J.P.G., han informado fuentes de la investigación.

La operación, denominada 'Toscana' y que continúa abierta, se ha iniciado esta madrugada con los registros simultáneos de cinco prostíbulos en Cádiz, en las localidades de El Puerto de Santa María, Chiclana, Conil y Medina Sidonia, y otro de Estepona, en Málaga. La red se quedaba con la mitad de las ganacias de las mujeres

En la operación también han sido registradas siete viviendas y una gestoría y los agentes se han incautado de "gran cantidad de documentación", 26 vehículos y medio millón de euros en efectivo, lo que, según ha informado la Guardia Civil, hace que el valor total del patrimonio inmovilizado a la red alcance los cincuenta millones de euros.

Los detenidos están acusados de explotación sexual, blanqueo de capitales y falsedad documental, dentro de las actividades de esta red que tenía una estructura piramidal en cuya cúspide está un matrimonio de más de 60 años y residente en El Puerto de Santa María.

Como "subjefes" estaban sus dos hijos, una mujer y el torero jerezano J.P.G., que también han sido detenidos, han indicado fuentes próximas a la investigación.

Condiciones abusivas

Y también han sido detenidos los encargados de los prostíbulos, en los que la red mantenía a las prostitutas en unas condiciones abusivas, quedándose con la mitad de sus ganancias, obligándolas a mantener jornadas extensas y obligándolas a hacer dieta y a vestirse como ellos querían, bajo la amenaza de que si no lo hacían serían multadas.

Las investigaciones que han llevado a la operación 'Toscana' se iniciaron el pasado mes de abril, como consecuencia de las inspecciones en clubes de alterne que la Guardia Civil realiza dentro del Plan contra la trata de seres humanos.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.