Según informó el Ayuntamiento, que ayer avanzó que estaba estudiando esta declaración de zona catastrófica, en la madrugada de hoy descargaron sobre la población 30 litros por metro cuadrado, lo que ha incrementado las inundaciones sufridas el pasado día 24.

El Ayuntamiento estima que durante estos días entre 1.500 y 2.000 hectáreas de terreno se han visto anegadas, afectando especialmente a terreno agrícola de cereal y, en menor medida, viñedo.

Además las lluvias han provocado cortes de carreteras y la destrucción de puentes, tapias y caminos rurales, perjuicios por los que el Consistorio calzadeño ha decidido solicitar la petición de zona catastrófica.

Según explica el alcalde, Félix Martín, en "tan solo tres días han caído casi 300 litros por metro cuadrado de agua, lo que supone igualar la cifra de lo que llueve habitualmente durante de un año en la localidad".

La situación es especialmente grave en la pedanía de Huertezuelas, donde se concentran gran parte de los daños, algo que se demostró "peor de lo que esperábamos cuando pudimos pasar", puntualizó el primer edil.

Por otro lado, el Ayuntamiento calzadeño continúa valorando la toma de medidas contra las confederaciones hidrográfica del Guadalquivir y del Guardiana por no haber realizado la limpieza de cauces de ríos y arroyos en la zona, como el Arroyo Sequillo, "lo que hubiese evitado parte de los daños", en opinión de Martín.