Los viajeros peruanos afectados por el cierre de Air Comet han salido ya de Barajas en el último de los cinco vuelos fletados por Fomento.

Desde primera hora de esta mañana han comenzado a repartirse las tarjetas de embarque entre los peruanos que se quedaron sin plaza en el primer vuelo que salió hace un par de días hacia Lima, y, a pesar del cansancio acumulado y de que muchos de ellos pasaron la Nochebuena en el aeropuerto, se mostraban por fin contentos. El vuelo salió a las 10, 55 h.

En la terminal 1 del aeropuerto de la capital española, donde se ubican los mostradores de facturación de Air Comet, ya sólo queda un pequeño grupo de colombianos que no logró coger el avión que hace un par de días salió para su país.

El pasado viernes, este grupo de quince colombianos y otros tantos argentinos también afectados por el cierre de la aerolínea española protagonizaron varias protestas en las instalaciones aeroportuarias.

Un nuevo grupo de afectados está llegando al aeropuerto, con billetes de salida del 28 de diciembre en adelante

Los argentinos, que llegaron a cortar durante cinco minutos el tráfico en un tramo del vial de llegadas, aseguraron que no habían sido avisados del vuelo fletado por Fomento a Buenos Aires, y que el aparato despegó con más de 70 plazas libres.

Sin embargo, el grupo de afectados está aumentando de nuevo en las instalaciones del aeropuerto madrileño. Un centenar de afectados por el cierre de Air Comet, en su mayoría ecuatorianos y peruanos, han ido llegando en las últimas horas al aeropuerto de Madrid-Barajas para reclamar a Fomento que flete un nuevo avión y les lleve a sus países de origen.

Este grupo tienen en su mayoría billetes de salida con fecha del 28 de diciembre en adelante. Los afectados han organizado una fila frente a la sala en la que esta mañana se han repartido las tarjetas de embarque para el último avión fletado por Fomento.

Air Comet canceló sus operaciones el lunes 21, dejando en tierra a unas 7.000 personas, presentó un expediente de regulación de empleo para la totalidad de la plantilla, 666 trabajadores, y anunció la presentación de un concurso de acreedores (suspensión de pagos), para afrontar unas deudas estimadas en torno a los 100 millones de euros.

Tras el cierre, el ministerio de Fomento puso en marcha un dispositivo, que ha costado 6,3 millones de euros, con el fin de trasladar a los afectados a sus países de origen (Colombia, Cuba, Argentina, Ecuador y Perú) para que pasen allí la Navidad. Esta tarde hay una reunión de la comisión de seguimiento del citado dispositivo, que estaba previsto cerrar en un principio a las 24 horas de hoy sábado, día 26.