Agentes de la Guardia Civil de Murcia procedieron el pasado lunes a la aprehensión de 60 kilogramos de marihuana y uno de resina de hachís en un vehículo cuyo conductor se dio a la fuga, tras ordenar los agentes de la Benemérita el alto al cometer éste una infracción de tráfico.

Los hechos ocurrieron sobre las 18.00 horas, cuando agentes de la Guardia de Tráfico detectaron un vehículo que circulaba por la carretera A-7, en dirección a Murcia, a la altura del término municipal de Totana, y que había cometido una infracción a la Ley de Seguridad Vial.

Así, los agentes, tras adelantar al vehículo, efectuaron las señales reglamentarias para que se detuviera. Una vez estacionado en el arcén, y al aproximarse uno de los agentes a pie, el turismo emprendió la huida, para lo que se salió de la autovía A-7 y tomó dirección hacia la pedanía totanera de El Paretón.

Tras varios kilómetros de persecución, el vehículo perseguido tomó un camino rural y se precipitó a un bancal, continuando su conductor la fuga a pie sin que pudiera ser localizado.

Finalmente, una vez localizado el vehículo, los agentes encontraron en el maletero unos grandes bolsos de viaje repletos de marihuana y de resina de hachís, droga que iba envasada al vacío y a su vez congelada, con total probabilidad para evitar ser detectada la misma en controles policiales en que se usasen perros detectores de drogas.

La droga podría proceder de un alijo más importante que se hubiera introducido en la península por alguna de las fronteras habilitadas en la zona del sur del país en algún tipo de contenedor frigorífico.

Los especialistas antidroga de la Guardia Civil de Murcia investigan el caso, por lo que no se descartan detenciones como resultado de las pesquisas que se están realizando, según informó el Instituto Armado en un comunicado.

Consulta aquí más noticias de Murcia.