Así lo manifestó este lunes Navarro durante un desayuno informativo organizado por el Foro de Nueva Sociedad, en el transcurso del cual precisó que ya ha solicitado a las distintas provincias que indiquen a la DGT donde desean que se instalen los nuevos radares que afectan a sus territorios.

Navarro aportó datos referentes al parque automovilístico, que en los últimos diez años, se ha incrementado en nueve millones, situándose en 27, mientras que el censo de conductores ha aumentado en 5 millones y ahora mismo alcanza los 22.

En ese mismo período, los accidentes de tráfico con víctimas se han reducido en un 6 por ciento, los heridos graves en un 17 por ciento y los muertos en un 12 por ciento.

Según refirió Pere Navarro, a pesar de que el parque de vehículos y los desplazamientos se han incrementado, los accidentes siguen descendiendo.

Navarro achacó estas buenas cifras a las mejoras tecnológicas en el vehículo, que calificó de "muy significativas", como el cinturón de seguridad o los frenos ABS, además de incorporar una mayor calidad en las infraestructuras.

Por encima de las cifras europeas 

No obstante, el número de muertos en España permanece todavía muy por encima de las cifras europeas, puesto que si en España las víctimas se sitúan en los 128 muertos por millón de habitantes, en países como Holanda, Suecia, Reino Unido la cifra es de 60 muertos por millón de habitantes.

Navarro citó a Francia como paradigma de país que en dos años ha reducido en un 30 por ciento el número de víctimas mortales y que sigue descendiendo.

Añadió que ahora existe una mayor preocupación hacia los asuntos de seguridad vial, ya que todos los partidos políticos en los últimos años han incluido en su programa electoral un apartado específico dedicado a la seguridad vial.

El carné de conducir por puntos es "casi una obsesión del ministro del Interior"

Además, precisó que existe una comisión en el Congreso de los Diputados centrada en la Seguridad Vial, y diferentes asociaciones, fundaciones y organizaciones trabajando en este ámbito. Asimismo, Navarro aludió al carné de conducir por puntos, una cuestión que, según refirió, es "casi una obsesión del ministro del Interior", y enumeró algunos de los asuntos que, a su juicio, son todavía las asignaturas pendientes de la Seguridad Vial.

Entre estas cuestiones se encuentra la necesidad de que el ciudadano perciba las multas como justas, equitativas y no como una sanción que puede quedar impune.

Además, señaló que es preciso trasladar la seguridad vial a los municipios, puesto que, según apuntó, un 50 por ciento de los accidentes de tráfico se producen en las ciudades y es ahí "donde se aprende a conducir y donde se consolidan los hábitos". Resaltó además un convenio firmado con Sanidad para el estudio de la incidencia de los medicamentos en la capacidad de conducción.

Otro de los asuntos abordados fue la consolidación de medios de locomoción en las ciudades como los ciclomotores, y para los cuales es preciso que las ciudades europeas exijan a las UE nuevas políticas en este ámbito, según Navarro.