El pasado mes de julio ya se estableció un protocolo de actuación conjunta entre la Policía Municipal y la Ertzaintza.

Desde entonces se ha intensificado la vigilancia en la zona baja de la localidad y se han realizado más de un centenar de actuaciones.