Ayer por la tarde se suspendió el rastreo.

El felino fue visto por primera vez por un hombre el sábado a las 18.00 h junto al hospital de Gorliz, justo en un pinar en la parte trasera. Esta persona, que paseaba en compañía de su sobrino, asegura que el animal se les acercó a cinco metros de distancia, les miró, se giró y se perdió en el pinar.

Un agente disparó

Poco después, uno de los agentes de la Ertzaintza que participaba en la operación también vio al animal y llegó a realizar un disparo, aunque no tiene constancia de si llegó a acertar y dejarlo herido. Tras dos días, ayer por la tarde la operación quedó suspendida.

No es la primera ocasión en la que un animal de estas características es visto en Gorliz. Hace dos años, una mujer llegó a realizar una foto de un animal que, por la silueta, parecía una pantera.