Tiras de pollo, cordero, ternera... aderezadas con especias, mezcladas con salsas un tanto exóticas y envueltas en un fino pan. El resultado, un delicioso bocadillo de gusto peculiar y sabroso. Pero el sabor no es nuevo.

El kebab se ha convertido, en apenas año y medio, en uno de los platos de comida rápida más populares entre los vizcaínos. A principios de 2004, el bocata turco era una comida completamente desconocida en Bilbao, pese a que estaba asentada en otras ciudades del Estado.

Poco más de año y medio después, más de medio centenar de establecimientos que preparan el bocadillo de origen árabe compiten dentro del mercado de la comida rápida.

Un dato: sólo en el Casco Viejo bilbaíno hay una decena de ellos. La invasión del bocata llega, en todo caso, también a los barrios y a otras localidades vizcaínas con una importante aceptación. Estos establecimientos ya son en Bilbao más que las hamburgueserías de las empresas norteamericanas.

Las grandes cadenas que suministran el kebab han aprovechado la ocasión. Una decena de compañías internacionales poseen la mayor parte de los puestos de venta en Bilbao.

La versión moderna del kebab surgió en Occidente. Fue en Berlín, donde un comerciante turco decidió reconvertir en bocadillo el plato típico turco de carne asada. La idea cuajó en poco tiempo, pero ha sido en los últimos años cuando el kebab se ha extendido tanto como las hamburgueserías lo hicieron en los ochenta.

4 preguntas sobre...

Qué hay detrás del ‘döner kebab’

1¿De dónde procede el kebab? De origen árabe, su elaboración se extiende a otros países como Grecia o la India con varios nombres. El más común es el de döner kebab; en turco, «carne asada que da vueltas».

2¿Cómo se hace la carne? Se filetea la carne (pollo, ternera, cordero) y, una vez aderezada con especias, se pone en una varilla de acero.  Se le da forma cilíndrica y está lista para asar.

3¿Qué salsas se utilizan? Suele ser salsa turca, picante o no, a base de tomate y salsa de yogur.

4¿Es fácil montar un local? Las cadenas ofrecen paquetes con todo lo necesario desde 3.000 euros.