Radiografía del gamberrismo
. Foto
Ruido: Uno de cada cuatro vecinos cree que su barrio es ruidoso, según el mapa acústico elaborado por el Ayuntamiento de Madrid en 2002. Centro y Tetuán son los distritos más bulliciosos.

Destrozos del mobiliario urbano: El vandalismo es más intenso en barrios con alto índice de absentismo escolar, según la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM). Por ejemplo, Alto de San Isidro y Pan Bendito (Carabanchel), Caño Roto (Latina) o San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde).

Excrementos caninos: En toda la ciudad, pero sobre todo en las inmediaciones de parques.

Pintadas y carteles: A juicio de la Fravm, afecta a todo Madrid por igual, «pero se limpia menos» en los barrios periféricos.

Orinar, escupir o ensuciar la calle: Fundamentalmente en parques con botellón o zonas de alta concentración de bares.

5 preguntas a...

Fernando Chacón. Profesor de psicología social

1El incivismo, ¿afecta más a las grandes ciudades?

Sí, porque es un comportamiento que se da cuando hay falta de control social. Si estás en un sitio donde te conocen, te saltas menos las normas.

2 ¿Es cosa sólo de jóvenes?

Un adulto puede cometer actos vandálicos amparado por el anonimato: en una manifestación, por ejemplo. Pero este tipo de comportamientos se dan fundamentalmente en la adolescencia.

3 ¿Por qué?

Porque a esa edad el grupo es importantísimo, y un grupo adquiere su identidad enfrentándose a algo; por ejemplo, a las normas.

4 «En mis tiempos, estas cosas no pasaban», dicen muchas personas mayores. ¿Tienen razón?

Quizá sí. Ahora la sociedad es más compleja y más heterogénea y las poblaciones son más grandes, por lo que el control social es menor.

5 ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

No. Un alto control social también tiene aspectos negativos, porque estigmatiza a todo el que se sale de la norma: a un homosexual, por ejemplo, o a quienes viven en pareja.