El niño vino al mundo en la ciudad de Salvador (estado de Bahía), con 7,5 kilogramos de peso, el doble de lo normal, debido a la diabetes, no tratada, que su madre, Francisca Ramos dos Santos de 38 años, contrajo durante la gestación. Aunque los médicos de la maternidad Albert Sabin, donde nació el bebé, intentaron que la madre tuviera un parto natural, las especiales circunstancias del caso y el hecho de que el niño estuviera sentado sobre el útero, hicieron finalmente precisa una cesárea. El recién nacido se recupera en el hospital de la hipoglucemia que sufre. Ô En septiembre de 2002, en Hamburgo (Alemania), nació otro niño de 7,48 kilos.