Carteles del sí al referendum en Suiza
Carteles del sí al referendo sobre los minaretes en Suiza. EFE

La iniciativa de prohibir los minaretes de las mezquitas en Suiza como forma de luchar contra la supuesta islamización del país, votada este domingo en un referendo popular, ha ganado en una mayoría de los 23 cantones suizos.

El 57,5 por ciento de los helvéticos rechazaron en referéndum la posibilidad de construir minaretes en las mezquitas, según los datos oficiales.

Creo que este resultado es una señal de alarma Sólo cuatro de los 23 cantones (regiones) que conforman el país rechazaron la proposición de la ultraderecha que pretende que la Constitución Helvética prohíba la construcciones de alminares en los centros de culto musulmanes.

Los argumentos de la ultraderechista UDC, mayoritaria en el Parlamento suizo y presente en el gobierno colegiado helvético, han convencido a 1,53 millones de electores.

El gobierno federal, que se oponía a la iniciativa, obtuvo el apoyo de 1,13 millones de ciudadanos, el 42,5 por ciento de los votantes.

Appenzell (71,5 por ciento de aprobación) fue el cantón donde el sí encontró más adeptos, seguido de Glaris (68%), y Ticcino (68%).

Los cantones donde están situadas la capital, Berna, y la primera ciudad suiza, Zúrich, también apoyaron la iniciativa (60,68%) y (51,8%), respectivamente.

El "no" más fuerte llegó de la cosmopolita e "internacional" Ginebra, que rechazó la iniciativa con un 59,7% seguida de Vaud (53,1%), Basilea Ciudad (51,64%) y Neuchatel (50,9%).

Conmoción en el Gobierno

El Gobierno suizo está conmocionado por el apoyo popular logrado por una iniciativa de la derecha ultranacionalista. "Estoy conmocionada, lo lamento profundamente. Creo que este resultado es una señal de alarma, un sentimiento de repliegue, de autodefensa que han tenido los ciudadanos en un contexto de mundo globalizado, y con una crisis económica", afirmó la ministra de Exteriores suiza, Micheline Calmy-Rey. La Conferencia Episcopal suiza ha lamentado el resultado de la consulta

Los musulmanes de Suiza no han recibido una bofetada, sino un auténtico puñetazo en plena cara", afirmó, consternado, Ueli Leuenberger, presidente nacional del partido ecologista. "Es el resultado de una propaganda extremadamente bien hecha, que ha jugado con los prejuicios", agregó, en referencia a la campaña desarrollada por los dos partidos de la derecha nacionalista que promovieron la consulta.

También la Conferencia Episcopal suiza ha lamentado el resultado de la consulta, y su portavoz, Walter Müller, ha dicho que es "un obstáculo en el camino a la integración y al diálogo interreligioso en el respeto mutuo".

El resultado sobre la propuesta de prohibir los minaretes es esperado con especial preocupación por el Gobierno, por el efecto que tendría a nivel de imagen, diplomático e incluso económico de cara a los países musulmanes.

Referendo vinculante

El debate sobre la reforma constitucional para prohibir los minaretes se inició hace un año y medio, cuando los partidos conservadores y nacionalistas de la derecha consiguieron recoger 110.000 firmas para la celebración de una consulta vinculante.

En Suiza hay alrededor de 180 mezquitas, aunque sólo cuatro de ellas tienen minaretes, ninguno de los cuales se utiliza para llamar a los fieles al rezo.