Desbloqueado por fin. En la mañana de ayer, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, recibía por primera vez en el Ayuntamiento a Carmen Rodríguez, la recién nombrada presidenta de Agesa (la sociedad pública que gestiona los suelos y edificios del Estado en la Isla de la Cartuja). Mientras, y a la misma hora, sus primeros espadas cerraban en la Gerencia de Urbanismo el acuerdo, tras años de enfrentamientos, para poner en marcha el proyecto de  oficinas Puerto Triana.

Auditorio cubierto

El acuerdo cerrado ayer, y que será aprobado en el consejo de administración de Agesa del próximo jueves 24 de febrero, implica que, a cambio de vender los suelos a las cajas de ahorro para construir el complejo de oficinas, Agesa se compromete a pagar la obra para convertir el Pabellón de la Navegación en un museo para la ciudad.

Por su parte, a cambio de recalificar ese suelo para uso de oficinas y comercial, las cajas ceden a Sevilla en esa zona 63.000 metros cuadrados para espacios libres y 12.500 metros para las nuevas oficinas de la Gerencia de Urbanismo. Además, pondrán 4,5 millones de euros para arreglar la ribera del río y construir una pasarela.

Isla Mágica y Auditorio

Tras la reunión sobre Puerto Triana, los responsables de Urbanismo y Agesa siguieron reunidos, pero en compañía de los responsables de Cultura. Agesa y Ayuntamiento negocian un convenio. El Estado se comprometería a ceder el Pabellón de la Naturaleza de Expo 92 al área de Medio Ambiente del Consistorio, a costear la construcción de un techo que cubra el Auditorio y de otra pasarela sobre el río. A cambio, Urbanismo le permitiría recuperar suelos alquilados a Isla Mágica que ésta no usa y los recalificaría para oficinas, zona comercial, hoteles: la Torre Banesto y el Pabellón del Futuro en los Jardines del Guadalquivir y las antiguas naves de limpieza, flota y cabalgata.