Un total de 1.383 cubos de la basura destinados a residuos domiciliarios fueron quemados el año pasado y un 21% del total sufren actos vandálicos, según se desprende de la memoria elaborada por el Ayuntamiento de Madrid, un informe que también recoge los 7.550 contenedores que consiguieron ser recuperados en 2008, principalmente en solares, polígonos industriales y zonas de la vía pública alejadas o incluso fuera del término municipal.

Cada año se retiran unos 11.500 cubos al caducar su vida útil

La delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, detalló en la comisión ordinaria del ramo que unos 11.500 recipientes se retiran cuando caduca su vida útil, lo que se produce a los diez años. En concreto, según la edil, al año 26.839 cubos desaparecen "por terceros, ajenos a las comunidades de vecinos o a los comerciantes". A esta cantidad habría que restar los 7.550 que se encuentran posteriormente.

Un ejemplo de esto fueron los 41 cubos que se recuperaron este martes, cuando el Ayuntamiento conminó al propietario del solar de la calle San Pedro, en el distrito Centro, a limpiarlo, un espacio donde malvive un grupo de sin techo. En este sentido, Botella detalló que en 2008 se incrementó un 35,4% el número de recipientes recuperados con respecto a 2006 pasando de 5.650 a 7.550.

Hasta 3.000 euros de multa

Asimismo recordó que la nueva Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos pasa de grave a muy grave el uso indebido de los recipientes facilitados por el Ayuntamiento, lo que se traduce en que las sanciones pasan de una horquilla de entre 60 y 90 euros a otra de entre 1.500 y 3.000 euros.

Ana Botella ha echado en cara a los socialistas su "falta de coherencia" y su "permisividad" con los graffiti

Los datos no fueron del agrado del portavoz socialista de Medio Ambiente, Pedro Santín, que argumentó que la desaparición de cubos conlleva el gasto de 5 millones de euros por parte de las arcas municipales para su reposición, una cantidad que es "pecata minuta" para "la gente rica, para los que no tienen problemas de dinero", dijo tras dirigirse a los asientos ocupados por el PP, una cantidad que pasa a ser insignificante "con el basurazo".

"¡Qué antiguo!", dejó escapar Botella, que no dudó en alzar la voz para recriminar al PSOE que su partido ha promovido "la reforma fiscal más injusta que se conoce en democracia", en referencia a la anunciada subida del IVA. Dentro de un debate especialmente tenso, la delegada echó en cara a los socialistas su "falta de coherencia" y su "permisividad" en cuestiones como los graffiti.

Para Santín, los grandes perjudicados con la política municipal son los vecinos ya que "no se aplica la Ordenanza" en los actos incívicos mientras el PP "va a lo fácil, a los vecinos, a los que no se les van a escapar porque no sé si el gamberro está al alcance de sus inspectores". "En lo bueno y positivo que tiene la ordenanza no la aplican y en lo injusto por la cuantía (de los recibos de la Tasa de Basuras) no les tiembla el pulso", arremetió el concejal del PSOE.

Consulta aquí más noticias de Madrid.