Un terrorista arrepentido confirma los planes de atentar en el metro de Barcelona

  • Los demás acusados niegan las acusaciones.
  • Aseguran que sólo conocían de vista al confidente.
  • Los acusados se han desvinculado de los hechos que les imputan.
Imagen del momento de la detención de los presuntos islamistas.
Imagen del momento de la detención de los presuntos islamistas.
EUROPA PRESS

El testigo protegido cuya delación permitió la detención en enero de 2008 de once presuntos miembros de una célula islamista que supuestamente planeaba atentar en el metro de Barcelona ha confirmado este lunes en el juicio que se sigue contra ellos en la Audiencia Nacional su declaración, explicando sus planes.

En su declaración, que corrobora la versión recogida por el fiscal en su escrito de conclusiones provisionales, ha explicado que el plan consistía en que él y otro de los acusados, Imran Cheema, para el que se piden 16 años de cárcel, se montarían en el metro llevando "en bolsas o en la chaqueta" artefactos explosivos que otra persona haría estallar desde el andén.

El testigo ha relatado que la explosión iba a tener lugar el 19 de enero de 2008, pero no ha sabido precisar a qué hora, aunque sí que los artefactos iban a fabricarse la noche del viernes 18, en la que los acusados fueron detenidos cuando se encontraban en una mezquita en la que los miembros del grupo Tabligh -al que pertenecen la mayor parte- solían hacer reuniones todos los fines de semana.

Miembro de Al Qaeda

En su declaración, el testigo -identificado en el sumario como F1- ha explicado que llegó a España procedente de Francia el 15 de enero de 2008, con instrucciones de reunirse en una mezquita de Barcelona con Maroof Ahmed Mirza, para quien el fiscal pide 18 de prisión al considerarle dirigente de la célula.

Según ha relatado, "su organización" le envió a Barcelona para participar en los ataques. A la pregunta del fiscal de cuál era esa organización a la que decía pertenecer, el testigo ha respondido: "Al Qaeda".

Una de las pruebas que esgrime el fiscal respecto a los planes de este grupo es, en efecto, la reivindicación que hizo este movimiento en un vídeo que fue colgado en la página web www.nefafoundation.org en el que su portavoz Maulvi Omar aseguraba que "el de Barcelona fue conducido por 12 de nuestros hombres".

El testigo ha dicho que no supo que él iba a ser uno de los suicidas hasta estar ya en Barcelona, cuando, tras permitirle realizar una llamada a su familia, el también acusado Shaib Iqbal le dijo que "ésa iba a ser la última vez que hablara con ellos", ya que hasta ese momento pensaba "que iba a fabricar bombas".

En ese momento "se vino abajo" y decidió que "tenía que acabar con eso", por lo que fue al baño, encendió su teléfono -porque no le permitían hacerlo donde todos estaban reunidos- y llamó a un amigo suyo que era policía en Francia, al que contó los planes de atentado que estaban en marcha.

Los acusados rechazan estar implicados

Por su parte, los siete acusados han negado cualquier relación con el terrorismo islamista y sobre la pieza clave del caso, el confidente, que propició las detenciones, han dicho que lo conocían de vista, pero no tenían trato personal.

Los acusados que la fiscalía considera que se iban a inmolar en el metro de Barcelona han explicado que se enteraron de los supuestos planes cuando los acusaron formalmente.

Todos los acusados se han desvinculado de los hechos que les imputan. Ahmed Hafeez, para el que la fiscalía pide16 años de prisión por pertenencia a organización terrorista y tenencia de explosivos, ha explicado que desconocía cómo funcionaba Internet y que le dejó la tarjeta de crédito a otro acusado. Hafeez también ha dicho que "no entiende" qué es la jihad.

Sobre la acusación de preparar bombas, ha explicado que durante el sumario aseguró que tenía conocimientos de química y este lunes ha puntualizado que se refería al que aprendió en la escuela, pero que sacaba "malas notas" y se decantó por la educación artística.

Mehmooh Khalid, uno de los que la fiscalía considera que se iba a inmolar en el eventual atentado en el metro de Barcelona, ha dicho que "ni siquiera sabe rezar". Esta idea, ha explicado, la sintió "por primera vez a la prisión". Con respecto al confidente ha explicado que "ni lo conoce ni tiene ningún interés".

Para el resto de acusados, imputados por pertenencia a organización terrorista, el fiscal pide nueve años de prisión. Son Mehmooh Khalid, Inram Ceema, Mohamed Shoaib y Aqeel Uhr Reham Abbasi. Todos han coincidido en señalar que no se puede atentar contra un país que les da de "comer".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento