Gripe A
Kit de detección de la gripe A. EP

El miedo a sufrir efectos secundarios como abortos, dolencias neurológicas poco comunes y ataques al corazón desanimará a algunas personas a la hora de participar en la vacunación masiva para combatir la gripe A, pero los expertos de salud pública aseguran que los datos estadísticos deberían bastar para calmar esos temores.

La vacunación contra la pandemia del virus H1N1 se está llevando a cabo ya en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y China y comenzará pronto en otros países (en España el 16 de noviembre). Pero muchas personas asociarán algunos efectos secundarios adversos con la vacuna, dijo el doctor Steven Black, del Hospital infantil de Cincinnati, en Ohio, y otros colegas.

"Situaciones muy visibles, como el síndrome Guillain-Barre, el aborto espontáneo e incluso muertes coincidirán con la vacuna de la nueva gripe", escribió en la publicación médica Lancet. Pero los expertos han calculado qué esto podría ocurrir aunque no hubiera campaña de vacunación.

Si millones de personas son vacunadas, podemos esperar que, aleatoriamente, les ocurran cosas malas a algunos

En función de las bases revisadas, si se vacunara a 10 millones de individuos en Reino Unido, en un plazo de seis semanas después de la vacunación se darían 21,5 casos del síndrome de Guillain-Barre y 5,75 casos de muerte súbita", escribieron.

Por cada millón de embarazadas vacunadas, 397 sufrirán un aborto, algo que en medicina se conoce como aborto espontáneo, en un periodo de un día - un dato no relacionado con la vacuna, dijo.

"Si millones de personas son vacunadas, podemos esperar que, aleatoriamente, les ocurran cosas malas a algunos, sea un diagnóstico de autismo o un aborto", comentó David Spiegelhalter, especialista en la comprensión de riesgos de la Universidad de Cambridge.

"Si estamos preparados con cifras no esperadas de casos aleatorios, quizás podamos evitar el exceso de reacción ante hechos tristes, pero coincidentes en el tiempo. ¿Por qué no ver un titular como 'Un hombre gana la lotería tras vacunarse de la gripe'?". Las autoridades sanitarias han establecido varios sistemas para supervisar tales efectos adversos, para asegurarse de que la vacuna no causa ningún problema particular en la salud.

Una creencia "falsa" generalizada

Pero saben que muchas personas culparán de los abortos y de otros problemas de salud a la vacuna. "La creencia generalizada de que esas asociaciones falsas son auténticas puede interrumpir programas de inmunización, a menudo en detrimento de la salud pública", dijo el equipo de Black.

"Por ejemplo, cuando se hizo una asociación entre la vacuna del sarampión, la rubéola y las paperas y el riesgo de autismo, tuvo un efecto negativo en la comprensión de la opinión pública hacia los programas de prevención del sarampión en Reino Unido y otros lugares, y como consecuencia hubo un alza de la enfermedad y la mortalidad por el sarampión", añadió. Los temores respecto a la vacuna de la polio han interrumpido los esfuerzos para erradicar el virus en Nigeria, añadieron.

Hay personas que han expresado especiales temores sobre el síndrome Guillain Barre (GBS, por sus siglas en inglés), una dolencia neurológica no habitual que se relacionó con una campaña de vacunación contra la gripe en Estados Unidos en 1976. Aunque no hubo un vínculo directo entre ninguno de los casos y la vacuna, la creencia de que la inmunización es peor que la enfermedad sigue siendo generalizada.