Hoy, a partir de las 11.00 horas, se llevará a cabo la demolición controlada del edificio de tres plantas que se derrumbó la pasada madrugada en la calle Rodríguez Arias de Palma, donde, además, los peritos del ayuntamiento de la capital balear recogerán muestras en cada una de las alturas para ayudar al esclarecimiento de los acontecimientos. Probablemente el miércoles los 55 vecinos desalojados podrán regresar a sus casas

Durante la noche de ayer se procedió a la limpieza del solar, tarea de eliminación de los escombros que se alargó hasta la medianoche. Por el momento, existen posibilidades mínimas de que encuentren más victimas entre las ruinas del edificio, aunque no se descarta nada hasta que no concluya totalmente la limpieza.

Según informaron fuentes del consistorio, hoy las 11.00 horas se llevará a cabo una reunión con los 55 vecinos que fueron desalojados para, de esta manera, informarles de la actual situación y ver qué medidas se adoptarán para que puedan volver a sus hogares garantizándoles su seguridad. No obstante, probablemente sea mañana cuando puedan volver a sus casas.

Las víctimas de la tragedia

Entre las siete víctimas mortales hay cuatro hombres y tres mujeres, entre ellos un matrimonio alemán del que todavía se desconoce la identidad. Los fallecidos son: Mónica Perelló, de 15 años y su padre, Jaume Perelló, de 54. La madre de Mónica, Margalida, de 47 años, ha sobrevivido y se encuentra hospitalizada, aunque fuera de peligro.

También fallecieron tres miembros de una familia colombiana, María Correa, de 54 años,  el novio de su hija, Óscar Ortiz, de 38 años, y su hijo Paulo Andrés Valencia, de 31, conocido como El BuitreEl marido de Mónica se salvó porque estaba jugando al parchís en otro edificio y su hija, Paula Valencia, la pareja de Óscar, también porque se había ido de casa tras una discusión.

Dos días de luto

El presidente de Baleares, Francesc Antich, anunció ayer que el Govern ha decretado dos días de duelo oficial en las Islas Baleares en señal de solidaridad con las víctimas del derrumbe y del incendio de una vivienda en el Molinar. El ayuntamiento de Palma se ha unido también a las jornadas de duelo.