La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a 12 años de cárcel a un anciano de 72 años acusado de haber agredido sexualmente a un niño en 2003 en las inmediaciones de una plaza en Telde (Gran Canaria), cuando él entonces tenía siete años de edad y "jugaba al escondite" con sus amigos. Le "llevó a la fuerza detrás de una vieja máquina", donde le agredió sexualmente

La resolución, que es susceptible de recurso, impone también al acusado, Luis Pérez Trujillo, la prohibición de aproximarse al menor, a su domicilio y a su lugar de desarrollo escolar durante 15 años, y la obligación de indemnizar a la víctima en la cantidad de 18.000 euros por los daños morales causados.

La Sala declara hechos probados que en agosto de 2003 el hombre se encontraba en las inmediaciones de una plaza en Telde, y, supuestamente "con la intención de satisfacer sus deseos sexuales", se abalanzó sobre un niño, que entonces tenía siete años de edad, y le "llevó a la fuerza detrás de una vieja máquina", donde le agredió sexualmente.

Como consecuencia de los hechos el acusado causó al menor "una inadaptación general casi alta con depresión y pesimismo", lo cual determinó el seguimiento y tratamiento por el psicólogo de los servicios sociales municipales. El anciano ha estado en prisión por esta causa desde el 2 de febrero de 2004 hasta el 9 de febrero de 2006.

Silencio por vergüenza

Durante el juicio celebrado el pasado martes el anciano negó los hechos y proclamó su "total inocencia". "He vivido más de 30 años en ese barrio y no he tenido nunca ningún problema. Es un acto de venganza por haberle insinuado al padre de los niños que otro hombre entraba en su casa y su mujer quizás era infiel", afirmó Pérez Trujillo en su declaración judicial.

"No se lo dije a mis padres porque me daba miedo y vergüenza, pero se lo dije a mis hermanos", mencionó el menor, que se mostró bastante reacio a contar detalles. Tras sufrir presuntamente los abusos sexuales, logró escapar y "salir corriendo" al acercarse uno de sus amigos que le estaba buscando y soltarle el acusado. Además, reiteró que el procesado intentaba tocarle a él o a alguno de sus hermanos cuando iba sentado con ellos en el coche familiar.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.