Un reo italiano al que cambiaron la pena de cárcel por arresto domiciliario intentó que volvieran a encerrarlo para huir de las peleas que tenía con su mujer, informaron este jueves los medios italianos. La Policía le obligó a volver a su casa y solucionar las cosas con su esposa

Santo Gambino, de 30 años, pasó un tiempo en la cárcel por arrojar desechos peligrosos antes de ser trasladado con arresto domiciliario en Villabate, en las afueras de Palermo, capital siciliana.

Gambino, que es constructor, se dirigió a la comisaría y pidió ser encarcelado de nuevo por su mala relación con su mujer, que le acusa de no pagar el mantenimiento de sus dos hijos.

La Policía le acusó de violar las condiciones de su sentencia y fue obligado a volver a su casa y solucionar las cosas con su esposa.