Che Sudaka
Lo componentes de Che Sudaka. PROMOCIONES SIN FRONTERAS

Procedentes de Argentina y Colombia y afincados en Barcelona, los cinco componentes de Che Sudaka ya tienen en las manos su nuevo disco, Tudo é possible, que presentan este fin de semana en Madrid.

¿Cómo definirían su banda?

Una banda de gente positiva, fanática de hacer amigos nuevos donde sea para aprender usando la música como medio, pero no como fin.

Son de países diferentes, ¿cómo han logrado conectar tan bien?
Somos del mismo planeta, de la misma edad temporal. Tenemos el mismo pasado y el mismo presente; es bastante fácil entendernos.

Sus letras son muy sociales, ¿merece la pena escribir sobre todo?
Nuestras letras son enfoques periodísticos de nuestro camino. Lo que vemos lo contamos, es nuestra responsabilidad como corresponsales.

¿Sobre qué no han escrito nunca una canción?
Sobre algo que no hemos visto o vivido. De todas las letras de Che Sudaka damos fe.



Han editado su disco con sello propio, ¿les ha dado esto más libertad?
Siempre hicimos nuestros trabajos de forma libre, nunca nadie nos puso límites.

Conservan su independencia...
Cuando acabamos los discos negociamos siempre la forma de hacer llegar el trabajo terminado lo mas lejos posible. Pero a nivel artístico, los cuatro discos son independientes.

¿En cuántos países han llegado a tocar?
Hemos tocado casi en veinte países.

¿Cómo les han recibido?
En todos lados fue igual, ya que la gente tiene las mismas alegrías y tristezas en todos lados.

¿Qué ha significado (y significa) el público catalán para el grupo?
El publico catalán siempre nos ha apoyado. Desde que tocábamos en los vagones de la RENFE hasta en las fiestas de la Mercè. Son un público muy informado, ya que en Catalunya se ven miles de conciertos al año.

¿Es todo posible?
Como dice en una canción de nuestro disco el maestro Facundo Cabral: "¡No hay imposibles! ¡Arriba la vaina hasta ke choke China kon Áfrika!

BIO. Che Sudaka está formado por cinco músicos de Argentina y Colombia. Tienen cuatro discos editados y en los últimos siete años han ofrecido más de 700 conciertos en 17 países. Llegaron como inmigrantes sin papeles a Barcelona y ya tienen su propio sello discográfico, Cavernícola Records.