"Es un voto antisistema que no se ubica en la escala de derecha o izquierda": así ha logrado Alvise tres escaños sin un programa electoral

No busquen un programa electoral como tal porque no existe. Alvise Pérez ha irrumpido en el escenario político sin explicar ni detallar las medidas concretas que plantea su partido 'Se acabó la fiesta' (SALF), pero tampoco le ha hecho falta.
No busquen un programa electoral como tal porque no existe. Alvise Pérez ha irrumpido en el escenario político sin explicar ni detallar las medidas concretas que plantea su partido 'Se acabó la fiesta' (SALF), pero tampoco le ha hecho falta.
No busquen un programa electoral como tal porque no existe. Alvise Pérez ha irrumpido en el escenario político sin explicar ni detallar las medidas concretas que plantea su partido 'Se acabó la fiesta' (SALF), pero tampoco le ha hecho falta.
Alvise Pérez.
Carlos G. Kindelán - ATLAS

No busquen un programa electoral como tal porque no existe. Alvise Pérez ha irrumpido en el escenario político sin explicar ni detallar las medidas concretas que plantea su partido 'Se acabó la fiesta' (SALF), pero tampoco le ha hecho falta. Con difusas proclamas como luchar contra la corrupción y el establishment político o controlar la inmigración ilegal, ha logrado que sus miles de seguidores en las redes sociales se transformen en votos que le han dado tres eurodiputados en Bruselas.

"Ha recogido un voto de protesta. Aunque muchos de sus votantes vienen de Vox y del lado derecho del tablero, creo que es un voto antisistema más que un voto que podamos ubicar de una manera cómoda en la escala izquierda-derecha. Creo que son votantes muy cabreados y que han querido castigar a la élite política", explica el politólogo Manuel Mostaza.

"Cada vez es más importante salir en los medios o en las redes sociales que el clásico programa de propuestas", apunta el profesor de la UOC Alexandre López-Borrull, experto en fake news y desinformación, quien habla de "politainment " (acrónimo en inglés de política-entretenimiento) para definir el auge de Alvise: "La política cada vez es más ruido, diversión y entretenimiento, hay menos batalla ideológica y así es más fácil que este tipo de personajes se hagan un hueco a través de sus altavoces".

Con cerca de un millón de seguidores en Instagram y más de 300.000 en YouTube, Alvise Pérez ha hecho de las redes sociales su bastión, un altavoz mediático a través del que ha inoculado un mensaje populista con mucho tirón, especialmente entre el votante más joven. En ese cometido ha sido especialmente importante Telegram, la plataforma que le ha permitido esquivar la censura de otras redes sociales como Twitter, que acabó suspendiendo su cuenta. 

"Telegram le ha permitido fidelizar a una comunidad porque hay menos filtros. Youtube o Twitter son redes mucho más grandes y tienen más obligaciones en la lucha contra la desinformación, mientras que Telegram tiene un perfil bajo en la gestión de contenidos y eso permite a los usuarios decir prácticamente de todo", señala el profesor de la UOC.

Telegram le ha permitido fidelizar a una comunidad porque hay menos filtros. Youtube o Twitter son redes mucho más grandes y tienen más obligaciones en la lucha contra la desinformación

Asegura que el éxito de Alvise ha sido "básicamente ruido, insulto y desinformación", un contenido muy viral en las redes sociales: "Sus mensajes son muy contundentes, en la línea de los discursos de Bukele o Trump. Utiliza palabras gruesas y desinformación para conseguir que la gente vea que su discurso es diferente al del resto. Muchos de sus contenidos están tergiversados o son abiertamente falsos, con mucha exageración y buscando el clickbait, pero logra que sus seguidores dejen de seguir los medios de comunicación tradicionales y se informen a través de sus canales".

"Antivacunas, negacionista del cambio climático, antifeminismo, contario a muchas políticas progresistas... coge todas las banderas y también la de la lucha contra la corrupción, que es un mensaje que puede calar entre la gente más abstencionista", añade.

"Yo solo he votado a Alvise por el dinero"

Entre esos contenidos virales también está la que podría ser su única propuesta clara y concisa hasta la fecha: sortear su sueldo de eurodiputado, que ascenderá a 7.800 euros netos mensuales, más dietas. "No voy a cobrar ni un euro de la política porque ni lo necesito ni lo quiero", ha declarado, a la vez que pide donaciones a sus seguidores en todas sus redes sociales para financiar su proyecto. 

Pero lo cierto es que ese anunciado sorteo ha levantado una gran expectación entre sus 'ardillas', el animal elegido por Alvise como símbolo de su partido. "Está confirmado el escaño para Alvise, ¿dónde me apunto al sorteo del salario?", "¿Alguien sabe las condiciones del sorteo del sueldo de eurodiputado?", se preguntan muchos de sus partidarios en canales de Telegram cercanos al influencer sevillano. Incluso alguno llega a reconocer que "solo" le ha votado "por el sorteo".

Telegram
Telegram
Telegram

"Siempre busca diferenciarse de los políticos clásicos y sortear su sueldo es una medida populista para lograrlo. Para él ese dinero no es tan importante como el blindaje jurídico que le ofrece el cargo de eurodiputado. Siendo aforado es más difícil adoptar medidas legales contra los insultos, la desinformación o las mentiras", afirma López-Borrull.

El politólogo Mostaza cree, no obstante, que la irrupción de Alvise será algo "pasajero" y que su proyecto no tendrá demasiado recorrido: "Ahora hay que ver dónde se ubican sus tres escaños y para qué sirven, más allá de que sirvan para que este hombre gane dinero e inmunidad por estar aforado. Y no parece que sus escaños vayan a servir de mucho en el Parlamento Europeo porque no va a tener demasiados compañeros de viaje".

No parece que sus escaños vayan a servir de mucho en el Parlamento Europeo porque no va a tener demasiados compañeros de viaje

"Buscaba el apoyo de un electorado joven, que suele ser más pasota o abstencionista y lo ha encontrado, pero hay que recordar que tiene 3 diputados de 61, tampoco nos volvamos locos. Su difusión en las redes sociales le ha servido porque su nicho de votantes está ahí, pero es solo un 4,5% del voto en unas elecciones en las que no ha participado ni la mitad del censo", añade.

López-Borrull cree, sin embargo, que esa escasa representación en la Eurocámara puede ser también un comodín para mantener vivo su discurso: "Es evidente que no va a poder llevar a cabo sus propuestas y que no va a tener ningún tipo de impacto en las dinámicas de los partidos europeos, pero como no va a tener esa capacidad de hacer política real es difícil que desilusione a sus votantes. El Parlamento Europeo va a ser más un altavoz mediático que otra cosa para él".

De UPyD y Cs a difundir bulos en pandemia

Luis Pérez Fernández es el nombre real que se esconde tras Alvise Pérez, un sevillano de 34 años que empezó a acercarse a la política como voluntario de la desaparecida UPyD y que en 2017 se afilió a Ciudadanos para ser jefe de gabinete en las Cortes Valencianas de la mano de Toni Cantó.

Tras las elecciones generales de 2019 empezó a alejarse de la formación naranja y a popularizarse en las redes sociales y en el medio EDATV de Javier Negre. En esas plataformas fue muy crítico con el Gobierno por sus medidas frente a la pandemia de covid, una época en la que multiplicó su número de seguidores a base de polémicas y bulos que le llevaron a los tribunales.

Entre esas polémicas, Alvise publicó una supuesta PCR positiva del entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se demostró falsa y también difundió que la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, había recibido un respirador personal en su casa en plena pandemia, cuando había escasez en los hospitales. Esta polémica le costó una demanda por la que tuvo que pagar 5.000 euros de indemnización.

Pero a base de polémicas, bulos y pseudoinformaciones, Alvise ha construido una amplia comunidad de seguidores en Telegram. Además de su propio canal en esa plataforma, hay canales en los que sus acólitos debaten sobre todo tipo de propuestas, con la inmigración como tema muy recurrente, y plantan cara a los trols (que los hay) que de vez en cuando entran en esos canales a criticar al influencer. "Somos gente normal y no un grupo de haters exaltados", dice uno de esos seguidores, aunque la calma y el sosiego no predominan demasiado en esos grupos de Telegram.

Tras las elecciones, se palpa la emoción entre sus seguidores y son muchos los mensajes de felicitación a Alvise por el resultado obtenido en las europeas. "¡No nos defraudes! Somos muchos los que hemos depositado nuestra confianza en ti" o "eres el Milei español. ¡Vamos a desmontar toda esta mierda!", son algunos de los mensajes que se pueden leer en sus canales habituales. 

Redactor '20minutos'

Licenciado en Periodismo por la Universidad Internacional de Catalunya. Diplomado en Ciencias Empresariales. Máster en Banca y Finanzas en la UPF Barcelona School of Management. Periodista en 20 Minutos desde el nacimiento de este periódico en el año 2000.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento