Piratería
El 'streaming' avanza puestos frente a las descargas.' Xinita para Flickr

La lectura de un manifiesto que circulaba desde hacía días por Internet, el bautizado 'Manifiesto del 20 de octubre', ha reunido este martes en la plaza de la Villa de Madrid a un grupo de representantes de discográficas, tiendas de discos, músicos, autores, compositores, productores, mayoristas y algunos políticos que han reclamado al Gobierno normas para protegerles ante la piratería.

Bajo el eslógan "La música es cultura, la música es empleo", la industria musical defiende que España "tiene que castigar si no se paga por la música", y mira con envidia las nuevas medidas adoptadas en Francia que contemplan cortes de Internet a los usuarios reincidentes en delitos de descargas ilegales.

Se ha extendido una cantinela según la cual nosotros no trabajamos "Somos la cenicienta del Ministerio de Cultura", declaraba hace unos días el presidente de los Productores de Música de España (Promusicae), Antonio Guisasola, quien criticó que la música no tuviera apoyos públicos como otros sectores culturales.

El sector de la música atraviesa uno de sus peores momentos: en los últimos años se ha enfrentado a la pérdida de un 40% de sus empleos y el número de descargas digitales ilegales no para de crecer.

En el manifiesto, los presentes han reclamado el reconocimiento a su contribución a la cultura.  "Se ha extendido una cantinela según la cual nosotros no trabajamos, sino que vivimos de un bien al que la gente tiene derecho a acceder gratuitamente", han lamentado.

Además, han exigido a la Administración espacios escénicos adecuados donde pueda ofrecerse música en directo.