Uno de los pocos efectos positivos de la crisis –aunque los economistas dirán lo contrario– es que los precios han caído. No mucho, pero lo cierto es que nuestras compras son ahora más baratas que hace un año y quien tenga la suerte de mantener su trabajo y, sobre todo, su sueldo lo agradecerá.

En Granada el índice de precios de consumo (IPC) ha bajado un 1,4% en el último año, es decir, entre septiembre de 2008 y el mes pasado, una caída algo superior a la media nacional, que se quedó en el 1%.

Como el IPC es una media, quiere decir que hay productos y servicios que han bajado más de ese 1,4% y otros que incluso han subido en estos 12 meses.

Entre los que bajan destacan los alimentos, que, si bien no son los que más han caído, un 3,9%, su importancia en el gasto familiar hace que sea significativo. Además, es un descenso superior al de la media (2,6%).

Informática y fotografía

Los que más han reducido sus precios han sido los productos de informática, entre los que se incluyen equipos y soportes audiovisuales y fotográficos. Son un 12,7% más baratos ahora. Y presentan también una caída superior a la media nacional (10,7%). Les siguen las reparaciones y accesorios de vehículos, con un 8,5% de descenso, y los propios coches han bajado su precio un 6,4% en el último año.

Un porcentaje similar ha disminuido el coste de la electricidad, el gas y otros combustibles. Los servicios hospitalarios bajaron un 5,8%, y casi un 5% las medicinas. También es algo más barato el calzado (3,2%).

No todo han sido bajadas de precios en el último año en Granada. Numerosos productos y servicios son ahora más caros. El tabaco, lo que más, un 18%. Pero también otros productos, como las bebidas sin alcohol, que han subido un 4,8%, o los servicios sociales, casi un 6%. Y la enseñanza, un 3,4%.

Consulta aquí más noticias de Granada.