Buses y obras
Varios viajeros suben al bus en medio de las obras, en Zaragoza. ARCHIVO

En torno a 8.000 conductores zaragozanos han optado en sólo dos semanas por aparcar el coche a diario y utilizar más el autobús urbano para esquivar las obras del tranvía, que han cortado una de las principales vías de acceso al centro y están desviando buena parte del tráfico por los cinturones de la ciudad.

El uso del autobús urbano ha aumentado desde que empezaron los trabajos de construcción del tranvía en unos 26.000 viajes diarios, según los datos que maneja Tuzsa. Esta cifra, a una media de tres usos al día por usuario, supondría un incremento de entre 7.000 y 9.000 viajeros adicionales cada día de media.

Las líneas de transporte urbano más utilizadas están siendo la 20, 22, 23 y 35

La subida ha sido además creciente y la tendencia apunta a que se mantendrá, al menos, mientras duren las obras. La primera semana de trabajos del tranvía, los buses urbanos registraron un aumento de 15.000 usos al día (en torno a un 60% menos que ahora). Los mayores aumentos, que en horas punta se han traducido en ligeros aumentos en las frecuencias de paso y en vehículos más llenos, se han registrado en las líneas 20, 22, 23 y 35, así como en los nuevos autobuses de las circulares. Alguna de ellas, como la 35, ha recogido a muchos viajeros que han dejado de usar la 40 debido a los desvíos.

Sólo en la zona de Montecanal y Valdespartera, el Ayuntamiento estima que habrán dejado de salir a la calle en torno a 2.000 coches de media cada día.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.