El hundimiento del Prestige
El hundimiento del Prestige tuvo lugar el 19 de noviembre de 2002. ARCHIVO

La Audiencia Provincial de A Coruña ha revocado la decisión del Juzgado de Instrucción de Corcubión y ha decidido volver a imputar al ex director general de la Marina Mercante José Luis López-Sors en la causa judicial que se sigue por el accidente del 'Prestige'.

Junto a él, ha vuelto a imputar a tres miembros de la tripulación del buque, incluido el griego Apostolos Mangouras, el capitán del petrolero que provocó la mayor marea negra que sufrió el litoral de Galicia.

Tuvo una contribución trascendente a un resultado que empeoró el daño al ecosistema ya causado En su auto, la sección primera de la Audiencia considera que coexisten "todas las condiciones para depurar en juicio oral la presunta responsabilidad criminal" de López-Sors, que fue quien en noviembre de 2002 dio la orden de alejar el petrolero de las costas gallegas.  

La Audiencia Provincial ve "indicios racionales de criminalidad" en José Luis López-Sors, a quien responsabiliza, entre otros factores, de "contribución trascendente a un resultado que empeoró el daño al ecosistema ya causado" y ve necesario juzgar si el ex director general de Marina Mercante incurrió en "imprudencia grave".

El auto sostiene que debía haberse exploradola alternativa del refugio "para evitar mayores males y abrir la posibilidad del trasvase" del vertido. Asimismo, acusa a López-Sors de dejar Al Prestige "al azar el destino" y de una total ausencia de eficiencia en su gestión de la crisis.

Falta de previsión

Para la Audiencia Provincial de A Coruña, "la socialización del daño fue consecuencia de la falta de previsión de lo previsible y (parcialmente) evitable". "El daño ya estaba hecho, pero su magnitud pudo tener otro rango (menor)", apunta antes de estimar que son "altamente insatisfactorias" las explicaciones aportadas por López-Sors sobre la asesoría, el rumbo, las instrucciones de salvamento y la estimación de hipótesis.  

A su juicio, fue "un error clamoroso" la gestión de la crisis que provocó el accidente marítimo del 'Prestige', "tanto que no es imaginable un desastre (excluidas vidas humanas) de superior dimensión", apunta y llega a calificarla de "peor, imposible".

Además de la imputación de López-Sors y la de Mangouras, el auto de la Audiencia de A Coruña confirma la del jefe de máquinas del 'Prestige', Argyropoulos Nikolaos, también griego, y la del primer oficial Irineo Maloto, de nacionalidad filipina.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.