Tiene 23 años, pero los expertos sospechan que sufre algo parecido a la osteoporosis en los huesos de quienes pintan canas. Correos examina la estructura de su sede central, ubicada en la avenida de Andalucía de Málaga, desde hace semanas.

La posible dolencia que acecha el edificio se llama aluminosis. Consiste en una serie de cambios en la composición del cemento que aumentan su porosidad y lo debilitan. Este fenómeno se ve propiciado por ambientes húmedos y salinos.

Correos ha encontrado indicios de problemas en el recinto (13 plantas, 60 metros de altura) que podrían deberse a aluminosis, aunque no se descartan otro tipo de afecciones arquitectónicas.

La necesidad de efectuar estas inspecciones surge justo antes de comenzar las obras de reforma de todo el edificio (se habla de ellas desde 2007), que comenzarán este año y se prolongarán durante 21 meses.

Se eliminarán barreras arquitectónicas y se mejorará la accesibilidad del edificio, además de cambiar la planta baja para aumentar el número de puestos de atención al público.

Traslado

A causa de la reforma, Correos cerrará su sede central durante la obra y trasladará sus dependencias y personal a otras oficinas cercanas al centro de Málaga.

Esta empresa pública no aporta más detalles sobre la localización de los puntos que se reforzarán, aunque sí destaca que los cambios se efectuarán en las próximas semanas. Unas 200 personas trabajan en el edificio. Casi todas sus plantas están parcialmente vacías.

Consulta aquí más noticias de Málaga.