La situación provocó la indignación de los afectados. Algunos asistieron a todo el proceso, aunque dicen que seguirán luchando por sus intereses. El puerto, por su parte, defiende su actuación, apuntando que cuenta con la autorización del juzgado y que ha mantenido numerosos contactos con los afectados.