Unos padres suecos han conseguido, después de dos intentos previos fallidos, que se les reconozca el derecho de llamar a su hijo 'Q', gracias a la resolución del Tribunal Supremo Sueco.

Según informaciones del medio sueco The Local, el juzgado de primera instancia y el segundo al que apelaron, desestimaron su petición al considerar que la ley recogía la prohibición de utilizar letras a modo de nombre.

Es un niño único y pensamos que su nombre también debía serlo

Ante esto, el padre, Rickard Rehnberg, se defiende y asegura: "Lo que dice la Ley es que no deberías tener el mismo nombre que una letra, no que no puedas".

Finalmente, el Tribunal Supremo les ha dado la razón y la pareja ha podido llamar 'Q' a su pequeño. El Supremo dictaminó que "no está probado" que el hecho de llamar así al niño, "supusiera una ofensa". Además, añadió que "tampoco existe una razón por la que 'Q' sea inapropiado como primer nombre".

Rehnberg se mostró aliviado al conocer la resolución y explicó las razones de su insistencia para conseguir llamar a su hijo de ese modo: "Le hemos llamado 'Q' prácticamente desde el primer día. Él escucha el nombre y lo reconoce, de hecho ya puede hasta decirlo. Además, si lees la ley está permitido que una letra sea el primer nombre (...) Es un niño único y pensamos que su nombre también debía serlo, y 'Q' era oportuno".