Durante dos semanas, 600 agentes de la Brigada Tecnológica han llevado a cabo 130 registros, para lo que ha sido necesaria la intervención de 75 juzgados y 105 secretarios judiciales.

La operación contra la posesión y distribución de pornografía infantil ha localizado 2.500 conexiones y ha identificado a 180 usuarios, 50 de los cuales ya habían sido detenidos en otros procesos.

Entre los 74 arrestados - que incluyen ingenieros, informáticos, desempleados, funcionarios, vigilantes de seguridad, un profesor de la ESO, un menor de edad, empleados de banca o estudiantes - hay un productor de material pornográfico, al que se localizó una cámara fotográfica, un reportaje de su sobrina adolescente y otro del hijo de una vecina de unos 2 años.

La tenencia y distribución de material de pornografía infantil está tipificado como delito en España y está castigado con penas que oscilan de 1 a 4 años de prisión.

La Policía se ha incautado de 323 discos duros, 20 CPU, 31 ordenadores portátiles, 54 dispositivos de almacenamiento, 7 cintas VHS, 3 cámaras fotográficas, 1 teléfono móvil, 1.587 CD y DVD, y diversa documentación y fotografías de carácter pedófilo.

Ahora los agentes examinarán en detalle el material, que contiene millones de archivos de pornografía infantil y que ha sido calificado de extrema dureza en algunos casos, para tratar de localizar a los agresores.