Detectan sustancias peligrosas en nueve de cada diez alfombras de juego para niños

  • La OCU alerta del peligro de estas sustancias y pide más controles.
  • Hasta que entre en vigor la normativa que impida su utilización, recomienda ventilar bien las alfombras antes de su uso.
Varios niños sobre una alfombra de juegos.
Varios niños sobre una alfombra de juegos.
ALBERT OLIVE/ EFE

Sólo una de cada diez alfombras analizadas por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) son "seguras", según indican las pruebas en laboratorio con el objetivo de confirmar la presencia de sustancias químicas peligrosas en alfombras de juego (tipo puzzle) para niños.

Las sustancias químicas se utilizan en estas alfombras infantiles para reducir los malos olores del material (formamida), hacerlo más flexible (ftalatos) o para ayudar a colorearlas (disolventes). Los niños son más vulnerables a los tóxicos que hay a su alrededor e ignoran el peligro que supone chupar, tocar o inhalar estas sustancias nocivas.

La formamida está prohibida en la nueva directiva de juguetes, sin embargo, su aplicación no será efectiva hasta 2011. La OCU ha puesto en conocimiento del Instituto Nacional de Consumo los resultados del estudio y solicita más controles así como la retirada voluntaria del mercado de los juguetes que contengan o emitan esta sustancia.

La Organización insiste en que este tipo de sustancias químicas deben ser eliminadas de los productos infantiles pero aclara que, mientras la norma entra en vigor y la retirada se produce, la solución es ventilar la alfombra sin embalaje unos días antes de que el niño juegue con ella.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento