Radios de la contrainformación

Las radios libres llevan 20 años de lucha por una ley que les otorgue los mismos derechos que a las comerciales.
Varios colaboradores preparan su programa en los locales desde donde se emite Radio Topo.
Varios colaboradores preparan su programa en los locales desde donde se emite Radio Topo.
F. SIMÓN
Las radios libres emiten programas culturales y de información alternativa (contrainformación) y sobreviven gracias a las cuotas de sus socios, ya que no admiten la publicidad.

En Zaragoza quedan tres (Topo, Mai y La Granja) y han sido desplazadas del dial por la nueva radio autonómica, que ha ocupado su frecuencia. La carencia de una legislación que las regule las deja indefensas ante estas situaciones.

«Nos hemos desplazado en el dial porque no tenemos nada en contra de la nueva radio, pero pedimos más que nunca que se apruebe de una vez el anteproyecto de ley audiovisual», explica Javier Serrano, presidente de la Federación Aragonesa de Radios Libres.

Desde la federación diferencian entre radios libres y piratas, ya que estas últimas sí tienen ánimo de lucro e introducen publicidad encubierta. «Nosotros sólo queremos contar lo que no se oye en los informativos convencionales y damos cabida a gente de todo tipo», señala uno de los colaboradores de Radio Topo.

Sólo esta emisora tiene 45 programas con 18 horas de directo y tres personas por programa. «Es gente a la que le gusta la radio, y asociaciones culturales, ecologistas, etc., que quieren hacerse oír», explican en Radio Topo.

La Federación confía en que el tercer plan técnico propuesto para la ley audiovisual sea el definitivo y que las radios libres sean reguladas: «Hasta ahora siempre hemos salido perdiendo nosotros, que no sacamos nada por emitir. Con la regulación, esto se acabará».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento