La tasa de abandono escolar en La Rioja es del 30,4%, inferior a la media nacional

  • El rendimiento escolar es superior al promedio español.
  • Estudio elaborado por Caixa Catalunya.
Estudiantes universitarios estudiando en una biblioteca.
Estudiantes universitarios estudiando en una biblioteca.
ARCHIVO

La Rioja presenta un rendimiento escolar superior al promedio español, con una tasa de abandono escolar prematuro del 30,4%, ligeramente inferior a la media nacional (31%) y un 40,7% de graduados superiores, por encima del conjunto del país (38%), según refleja un estudio elaborado por Caixa Catalunya.

La investigación, desarrollada junto con el Instituto de Infancia y Mundo Urbano (CIIMU), se enmarca dentro de las investigaciones iniciadas por Caixa Catalunya sobre la inclusión en el año 2001.

En el caso de La Rioja, el Informe de la Inclusión Social de Caixa Catalunya constata que presenta una tasa de abandono escolar prematuro del 30,4% (jóvenes entre 18 y 24 años que no continúan sus estudios tras finalizar la Enseñanza Secundaria Obligatoria), ligeramente por debajo de la media española, que es del 31%.

En lo que respecta a graduados superiores, La Rioja cuenta con una tasa del 40,7%, por encima de la media española, que se cifra en el 38%.

Datos nacionales

El informa alerta sobre los "importantes" déficits educacionales en la población joven del país, tal como reflejan los "altos" niveles de abandono escolar prematuro: un 7,3% de la población entre 18 y 24 años no dispone de titulación secundaria obligatoria y no sigue estudiando, y un 31% de esta población no dispone de titulación secundaria postobligatoria y tampoco sigue estudiando.

Según el Informe de Caixa Catalunya, el perfil educativo de los padres y los recursos culturales y educativos disponibles en el hogar, son dos de las claves principales que determinan el logro educativo.

De esta forma el 73% de las personas entre 25 y 39 cuyo padre tenía un título universitario, ellos también lo tienen, mientras que sólo un 20% de aquellos cuyo padre no tenía titulación alguna han adquirido dicha titulación.

Asimismo, la proporción de jóvenes que entre los 18 y 24 años que no estudian y no tienen titulación secundaria post-obligatoria es 5,6 veces más alta en los hogares donde el padre tiene estudios primarios que en los que tiene estudios superiores, y 11,2 veces mayor cuando es la madre la que tiene estudios primarios frente a los hogares donde la madre tiene estudios superiores.

Los mayores déficits educacionales se dan entre los chicos, con tasas de graduación en educación obligatoria 16 puntos más bajas que las de las chicas. La diferencia se ha acrecentado a lo largo de los últimos años, a medida que España iba alcanzando tasas de graduación más altas.

Un 15% de los jóvenes de origen extranjero no comunitario, de 18 a 24 años, no ha obtenido el título de educación secundaria obligatoria (frente al 7,3% de media del país), y un 44,3% no ha conseguido titulación en educación secundaria post-obligatoria (frente al 31% de media).

Finalmente, el Informe de Caixa Catalunya pone de manifiesto también el mayor riesgo de fracaso educativo en los hogares monoparentales. El riesgo de abandono escolar prematuro es un 86% más alto en estos hogares que en los que están presentes dos progenitores, a igualdad de otras condiciones sociales.

Los estudiantes de centros privados y concertados obtienen mejores resultados que los de centros públicos (los estudiantes de centros privados obtienen hasta 56 puntos más en las pruebas PISA de matemáticas y comprensión lectora que los de centros públicos), pero la razón principal de esta brecha se debe a que los centros públicos acogen hasta cinco veces más familias con bajos recursos educativos que la escuela concertada y privada.

Así, si se ajusta el análisis de los resultados educativos en cada centro por la composición social de sus alumnos, independientemente de si son públicos o privados, el logro educativo que obtienen los estudiantes es prácticamente el mismo.

Exclusión social y salud

El Informe también analiza la relación entre exclusión social y el nivel de salud de los españoles. En concreto, señala que las personas que experimentan diversas formas de exclusión social de forma simultánea tienen mayor riesgo de tener mala salud.

Por este motivo, concluye que la exclusión social tiene un efecto acumulativo en el bienestar físico y emocional, es decir la incidencia de un número elevado de factores de riesgo aumenta las posibilidades de tener más problemas de salud.

Sin embargo, el estudio también revela que el apoyo afectivo familiar y social de las personas es un factor muy importante en la prevención y reducción de las consecuencias negativas de la exclusión sobre la salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento