Isabel Coixet
La cineasta española Isabel Coixet, durante el rodaje de la película 'Elegy'. 20 minutos

La orden ministerial que desarrollará la Ley de Cine introducirá "un elemento claro de discriminación positiva en favor de la producción cinematográfica dirigida por mujeres", según ha anunciado el director general del Cine, Ignasi Guardans.

Guardans ha explicado en la comisión de Cultura del Congreso de los Diputados que este criterio se aplicará en los casos en los que la Ley de Cine establece que la ayuda a las películas debe ser evaluada por una comisión.

Cuando haya igualdad de condiciones, las películas de cineastan tendrán un 'plus' En estos casos, cuando haya "igualdad de condiciones (calidad, presupuesto y todos los parámetros que fija la orden ministerial)", las películas donde sea una mujer "la responsable o directora" tendrán "un plus" en la concesión de hasta el cincuenta por ciento de las ayudas.

"Es una simple aplicación de lo que la ley exige como reconocimiento a la igualdad de género y en sintonía con lo que impone la Ley de Igualdad", ha argumentado Guardans en su intervención parlamentaria.

Preguntado después por los periodistas sobre la aplicación de esta "discriminación positiva", el director general del Cine ha añadido que "toda valoración de una comisión tiene elementos subjetivos, como cualquier oposición a cátedra o concurso literario".

La nueva Ley del Cine

El texto que desarrollará la Ley de Cine, que estará listo previsiblemente a finales de noviembre, establece que las producciones que cuenten con un presupuesto por debajo de los dos millones de euros tendrán que ser evaluadas por una comisión para recibir las ayudas.

Ya no se conceden ayudas "haga usted lo que haga" Este sistema ha provocado las críticas de un grupo de cineastas independientes, del que forman parte Alicia Luna, Javier Rebollo, Felipe Vega y Manolo Martín Cuenca, que ha presentado una serie de alegaciones.

Guardans ha señalado que buena parte de las reclamaciones de este grupo ya están en el borrador de la orden ministerial y que la "única discrepancia" que se mantiene es que parte de las ayudas a las películas, que eran automáticas hasta ahora, deban pasar ahora la evaluación de una comisión.

El director general del Cine ha defendido que ya no se concedan ayudas "haga usted lo que haga", y que "es legítimo" que el Estado decida los cauces por los que concederá ayudas a las producciones pequeñas.

Según Guardans, estas medidas acabarán redundando en una reducción de las producciones españolas, que en 2008 supusieron un total de 173, porque "no tiene mucho sentido estar produciendo más películas que el Reino Unido con una cuota de pantalla de la mitad".