Los clientes madrileños podrán elegir el taxi que más les guste de toda la parada

Protesta de taxis en la Gran Vía de Madrid.
Protesta de taxis en la Gran Vía de Madrid.

El llegar a una parada de taxi y tener que subirse obligatoriamente en el primero de la fila (aunque no le inspire ninguna confianza) tiene los días contados. Igual que los tiene, como ya adelantó 20 minutos, el tener que pagar la carrera hasta nuestro domicilio al taxi que hemos avisado por teléfono o que estos vehículos puedan circular libremente por los barrios de las Letras, Cortes y Embajadores (Centro) .

La nueva ordenanza que prepara el Ayuntamiento de Madrid (aún en borrador) establece que el cliente tiene derecho a "elegir en las paradas de taxi el vehículo con el que desea recibir el servicio".

La normativa (para la que todavía no hay fecha de entrada en vigor) sólo contempla tres excepciones: "aeropuertos, estaciones ferroviarias o de autobuses". Es decir, en estos lugares habrá que seguir respetando escrupulosamente el turno y conformarse con el taxista bacaladero (si nos toca) o con aquel otro que hace unos días nos dio una vuelta turística por nuestro barrio mientras el taxímetro no dejaba de correr.

"Una discriminación"

La medida no convence a las asociaciones profesionales que, según la Gremial, supondría "una discriminación entre compañeros en función de la calidad de su coche".

Es más, según la Federación Profesional del Taxi, esto no tiene sentido ya que es el propio Ayuntamiento el que vela porque el servicio se cumpla en las debidas condiciones y, sí es así, "todos los vehículos ofrecen las mismas garantías" por lo que no cabe esa selección.

A pesar de ello, los conductores son conscientes de que siempre habrá "algún cliente pijo" que prefiera "ir en un Mercedes a un Skoda", dicen resignados.

Modernizar la flota

El Ayuntamiento de Madrid está dispuesto a revolucionar el sector. Tanto, que la ordenanza en ciernes recoge también la obligación de renovar el vehículo en un plazo máximo de ocho años y no de diez como hasta ahora. «"En ese plazo los coches de gran cilindrada no se pueden amortizar", dicen los taxistas.

Las asociaciones de consumidores celebran las nuevas medidas, pero alertan contra todo aquello que pueda encarecer el servicio a la larga. "Ya criticamos la última subida de tarifas y esperemos que esto no lo encarezca aún más", dice la Confederación de Consumidores CECU.

Todo apunta a que el Consistorio quiere mejorar el sector a base de meter en cintura a los taxistas. Tanto que también se va a ocupar de su vestimenta y no les permitirá llevar bermudas ni camisetas sin mangas ni chanclas.

Vigilancia contra el intrusismo

El Área de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha reforzado especialmente la vigilancia en aquellos puntos de la ciudad donde los taxistas sufren intrusismo profesional y hay personas ejerciendo esta profesión de forma ilegal, según explicó el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, al término de la Junta de Gobierno de este jueves.

Algo que asociaciones como Agetaxi no comparten, ya que acusan al propio Consistorio de haber autorizado una a propuesta de la compañía de autobuses Autores S. L. para tener una parada en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento