El fenómeno de Taylor Swift: una 'amiga' de sus fans, un gran equipo detrás y una artista tocada por una varita

Taylor Swift, en un concierto de su The Eras Tour, en abril de 2023.
Taylor Swift, en un concierto de su 'The Eras Tour', en abril de 2023.
Bob Levey / Getty
Taylor Swift, en un concierto de su The Eras Tour, en abril de 2023.

Taylor Swift está en boca de todos. Desde hace un año, sus canciones se cuelan hasta en el Congreso de Estados Unidos, sus álbumes regrabados hacen temblar a las más poderosas discográficas y rara es la semana que no aparezcan en los medios su gira, The Eras Tour, o su séquito de seguidores tan fieles como llamativos.

Cabe preguntarse el porqué de esta omnipresencia y este furor generalizado por la de Pensilvania. Varios expertos han analizado qué hace que la estrella de pop mundial sea tan apreciada a todos los niveles.

Una artista que ha sabido reinventarse

Georgie Carroll ha estudiado en profundidad el fenómeno Taylor Swift. Su doctorado en la Universidad de Sídney explora las correlaciones entre la artista y su comunidad de fans. ¿Por qué tiene Taylor Swift una base de seguidores tan devota? Carroll elabora: "La conexión tan única entre ella y sus fans se da porque ha estado sacando música desde hace muchísimo tiempo. El álbum que la catapultó a la fama, Fearless, salió hace 15 años, y ese quinquenio supone más de la mitad de la vida de muchos de los que empezaron a seguirla entonces".

Rubén Chupete, músico y seguidor de Swift, coincide con Carroll: "La mayoría de su público ha crecido con ella. Se sienten identificados con sus distintas etapas vitales. Sus primeros temas eran un tanto infantiles, un poco Disney, de temática juvenil romántica. Y con el paso de los años esas letras se han ido haciendo más adultas. A partir del disco Reputation, sus letras están marcadas por cómo afectó a su vida privada el personaje público. Y a partir de la pandemia hizo otro giro: en sus últimos discos ha pasado a ser una narradora de historias en tercera persona. Por ejemplo, cuenta la historia de un triángulo amoroso en la canción Betty, de Folklore".

Esa evolución, argumenta Chupete, hace que tenga un alcance tan grande: "Si no hubiera cambiado, tanto temática como formalmente (pasando del country-pop al pop-rock y más tarde al indie-pop), no se habría expandido fuera del nicho del country de Estados Unidos y no habría llegado a tanta gente".

La artista Taylor Swift. YEARENDER 2023 FACES OF THE YEAR
La artista Taylor Swift.
SARAH YENESEL / EFE

La cantante, añade Carroll, dispone de todo un universo interactivo en su comunidad de fans: "Propone que acudan a su gira vestidos de una de sus etapas musicales, o que se intercambien pulseras de amistad en sus conciertos". Eso hace que sus seguidores se sientan parte de un todo al que pertenecen, de gente que está tan loca por Swift como ellos.

Una 'amiga' de sus fans

Sin embargo, puede parecer paradójico que sus seguidores se identifiquen con esta celebrity inalcanzable, que la semana pasada fue catalogada como milmillonaria por la revista Bloomberg. Carroll explica que Swift ha actuado desde el principio de su carrera como si fuera la amiga de sus fans: "Es muy lista, porque es una famosa a la que casi nadie se puede acercar, pero a través de las Secret Sessions, que son invitaciones secretas y personalizadas que enviaba a grupos de 20 o 30 fans a varios eventos, creaba la ilusión de que pasaba tiempo con ellos online, y de que estaba pendiente de ellos".

La doctora cuenta que, antes de la pandemia, la estrella organizaba fiestas secretas en su casa, enviaba regalos por correo a sus fans y hace dos semanas invitó a otro grupo a la premiere de la película sobre su gira. "Sus fans siempre albergan esa esperanza de ser 'elegidos', aunque de forma realista esa probabilidad es de uno entre un millón. En ese sentido, actúa un poco como una estratega política, y, de hecho, se burla de sí misma al respecto en la canción Anti-Hero, de su último disco, en la que canta: 'Habéis escuchado mi narcisismo oculto que disfrazo de altruismo como una especie de diputado'", apunta Carroll.

Composiciones sencillas y estribillos pegadizos

La estrella mundial no ha parado de batir récords desde el lanzamiento de su último disco, Midnights, en octubre de 2022, que vendió más de 1,8 millones de ejemplares ese año, según Billboard, y fue el más reproducido en la historia de Spotify el día de su estreno, con 185 millones de escuchas en 24 horas. Se convirtió en la primera artista en ocupar los 10 primeros puestos de la lista de éxitos. Hace una semana, sacó su cuarto álbum regrabado, 1989 (Taylor’s Version), que en menos de una semana ha vendido más de un millón de copias.

Para explicar estas cifras, el músico Rubén Chupete destaca su facilidad para componer canciones sencillas, que llegan a todo el mundo: "Se ha cernido sobre ella alguna duda sobre su capacidad como compositora, debido a la coautoría de parte de su repertorio, algo que ha pasado siempre en la música. Pero es innegable que tiene una facilidad innata para hacer estribillos, que es lo que más suele triunfar a nivel mainstream, y una capacidad de creación de estructuras que pueden gustar a cualquiera. Una gran parte de sus canciones, desnudas con una guitarra o con un piano, funcionan. Son temas muy sencillos, pero muy bien compuestos".

Un producto bien rodeado

The Eras Tour, anunciada en noviembre de 2022, se ha convertido en la gira más rentable de la historia, dejando miles de millones de dólares en las ciudades por las que pasa y generosos bonus que la artista ha repartido entre su equipo. Y, a pesar de haber anunciado nuevas fechas y de haber ampliado su gira en otros continentes (Swift actuará el próximo 30 de mayo en Madrid), muchos de sus fans se han quedado sin poder optar a una de esas entradas que ya se ofertan por miles de euros en la reventa.

Florian Gasperini, DJ y profesor de Producción Musical en la ENTI-UB, opina que su éxito a nivel comercial se debe a la naturaleza misma de la industria musical. "Hay que distinguir entre artista y producto. Para mí, Taylor Swift (como Dua Lipa, Shakira o Rosalía) es un producto, rodeado de un equipo: tiene productor, compositor, letrista, mánager, tour manager, persona que se encarga de montar todos los eventos, de las redes sociales, el merchandising... No voy a negar su talento: canta bien y toca cuatro acordes con la guitarra que funcionan. Su música está formateada para que le guste a la mayoría. Incluso una persona a quien no le guste Taylor Swift apreciará que el producto está superbién hecho. Lo que pasa es que sin el equipo y sin el marketing que hay detrás no funciona", relata al teléfono.

Por otro lado, Israel David Martínez, profesor en el Conservatorio Superior de Música del Liceu de Barcelona, señala que Taylor Swift ha sabido desafiar a esa industria: "Su lucha por recuperar los derechos de sus canciones y su batalla con su antigua compañía por el control de su música han motivado a otros artistas a abogar por un mayor control sobre su trabajo".

'Taylor Swift: The Eras Tour'
'Taylor Swift: The Eras Tour'.
AMC Theatres Distribution

Tocada por la varita

El periodista especializado en música estadounidense J. F. León califica a Swift como un producto de "ese country, para los puristas, un tanto descafeinado, que surgió a partir de figuras como Garth Brooks". Aunque no es particularmente fan de la de Pensilvania, entiende su éxito: "Al igual que los Beatles supieron reciclar el rock & roll con una melodía y lograron despertar un fenómeno fan, Taylor Swift y otra serie de artistas tocados con una varita mágica han sabido hacerlo".

León lamenta que haya gente con más talento que pase desapercibida, pero insiste en el don de la oportunidad de Swift: "Es como si se alinearan los astros, como la fórmula de la Coca-Cola. Lo tiene todo, pero no creo que sea especialmente buena en nada. Es decir, si separas todos los elementos (directo, carisma, imagen, inteligencia), ves que todos son buenos, pero ninguno excepcional. Es uno de esos casos en los que 1+1+1 no son 3, son 25".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento